.
LABORAL Flexibilidad, la clave para ganar la guerra por el talento
miércoles, 19 de septiembre de 2018

Ahora se le da prelación a la calidad de vida.

María Elvira Rodríguez

El mercado laboral enfrenta una profunda transformación marcada por la inserción laboral de nuevas generaciones y tendencias globales que están cambiando la manera en la que los empleados ejecutan su trabajo, interactúan y se relacionan con la organización, sus jefes y clientes.

Los paradigmas, acuñados por estas generaciones a las que pertenecen los millennials, van más allá de aspectos como el salario y la posición. Es así como se empieza a dar prelación a otros temas, como mejorar la calidad de vida, participar en causas sociales y crear un balance entre la realización personal y el éxito profesional.

Esto se evidencia en la Encuesta Millennial de Deloitte 2017, donde se asegura que 84% de los encuestados considera que aspectos como la flexibilidad laboral ayuda a mejorar el rendimiento, aumenta la productividad y fideliza a los empleados, reforzando su felicidad y bienestar personal.

Bajo este nuevo escenario, deben realizarse esfuerzos por poner en marcha alternativas creativas que permitan a los empleados disfrutar de su trabajo para mejorar su desempeño y resultados, mientras cumplen con sus objetivos personales. Una de las posibilidades para cumplir este objetivo es la flexibilidad laboral ya sea geográfica, horaria o la posibilidad de adherirse a través de la empresa a causas externas a ella.

Por esto, se han comenzado a crear iniciativas globales como Remote Year, que permite a profesionales de todas las nacionalidades y empresas vivir la experiencia de trabajar remotamente, al tiempo que recorren ciudades de distintos países. La iniciativa comenzó a ser aceptada por Boehringer Ingelheim, permitiendo a sus empleados participar en este programa e incluyéndolo dentro de sus beneficios.

Fue gracias a este apoyo, que Anne-Madeleine Kleinwaechter, gerente global senior para el Desarrollo de Liderazgo de Boehringer Ingelheim en Alemania, pudo visitar más de 17 ciudades de 11 países distintos, entre ellos Colombia. Al tiempo, trabajaba remotamente cumpliendo horarios flexibles y ajustados a su disponibilidad, sin descuidar las grandes responsabilidades que tiene su cargo. Inclusive, el programa le permitió trabajar en oficinas de la compañía alrededor del mundo y participar de distintas iniciativas sociales.

Además, con este tipo de iniciativas también ganan las empresas, pues este tipo de prácticas sirven como plataforma para potenciar la inspiración, la creatividad y la posibilidad de abrir nuevos horizontes sobre cómo ser más efectivo en el trabajo.

Esta experiencia es solo uno de los múltiples casos que sirven como referentes para las empresas que desean iniciar un proceso de adaptación a las nuevas realidades y tendencias globales de gestión del talento.

En este sentido, el reto de las empresas es crear y promover políticas empresariales que enriquezcan la vida personal de los colaboradores y el capital humano de las compañías. Esto permitirá disminuir la rotación, generar compañías más flexibles y lugares para trabajar adaptados a una nueva realidad.