.
LABORAL Empresas creen que la protección a trabajadores vulnerables frena el empleo
miércoles, 15 de mayo de 2019

De acuerdo con ManpowerGroup, el hecho de que no se puedan despedir empleados en condición de discapacidad impidió la creación de hasta tres millones de puestos.

Noelia Cigüenza Riaño - nciguenza@larepublica.com.co

El derecho a no ser despedidos que tienen todos los trabajadores colombianos que afrontan una condición de discapacidad física, sensorial o síquica está impactando en la generación de empleo formal.

Así lo reveló la encuesta ‘Estabilidad Ocupacional Reforzada por Salud en Colombia’, en la que se determinó que los costos empresariales de estas protecciones a los trabajadores afectan a la generación de entre dos y tres millones de empleos en el país. LR habló con Javier Echeverri, presidente de esta firma de reclutamiento, sobre los hallazgos de esta investigación que se realizó a 408 empresas en todo el país.

¿Qué es el concepto de la Estabilidad Ocupacional Reforzada por Salud?
Se trata de la garantía que tiene un empleado de permanecer en su trabajo aunque sea en contra de la voluntad del empleador. En 1997 se estableció una Ley que buscaba generar una protección a los trabajadores cuando tuvieran una situación de discapacidad severa o profunda; más tarde, la Corte Constitucional desarrolló el concepto de debilidad manifiesta por el cual cualquier afectación o disminución de la salud física o mental de un empleado lo hace objeto de esta garantía. No hay un límite objetivo. De este modo, no se le puede despedir cuando haya una justa causa.

LOS CONTRASTES

  • Iván JaramilloInvestigador del Ob. Laboral de Universidad del Rosario

    “La garantía de estabilidad reforzada tiene un control previo al despido que no tiene incidencia en la empleabilidad de las personas discapacitadas”.

¿Cómo afecta en las empresas la obligación de no poder despedir a estos trabajadores?
El mayor impacto se da en la generación de empleo formal. Calculamos que entre dos y tres millones de empleos se dejan de generar en el país por esta situación. De hecho, uno de los hallazgos de la encuesta fue que 66,7% de los empleadores estarían dispuestos a generar más empleo formal de no existir esta obligación para las empresas frente a 39,9% que dijo que no.

Además, cuando esta pregunta se le hace a las empresas que tienen 250 empleados o más, esta proporción llega a 73%. Eso significa que contratarían a más personas de no tener esta carga.

¿Cuántos de los empresarios encontraron que desistió alguna vez de contratar personal por temor a las consecuencias de una Estabilidad Ocupacional por Salud?
Casi cinco de cada 10 empresas consultadas (48,8%) admitió que habían dejado de contratar a personal por temor a este concepto. Esta dinámica se dio mucho más en las empresas de entre 50 a 249 empleados, donde 57,8% de los encuestados dijo haber desistido de contratar a algún trabajador por esta razón, frente a 38,8% que dijo que no y otro 3,4% que no contestó.

¿Cuántas personas encontraron que por alguna circunstancia debían despedir y que por la protección no lo hicieron?
Encontramos que 57,1% de las empresas reportaron casos de Estabilidad Ocupacional Reforzada por Salud; no obstante, solo 24,5% solicitó permiso al Ministerio de Trabajo para la terminación del contrato laboral. Además, 86,7% de las empresas afirmó tener casos de personas a las que debían terminar el contrato por una justa causa y que por la protección no lo pudieron hacer.

¿Qué soluciones hay frente a esta situación?
Hay que analizar de manera detallada las diferentes alternativas para no endilgar esa carga a los empresarios. Por ejemplo, que la seguridad social asuma esa carga o pagarles una indemnización adicional si se despide a los trabajadores por justa causa.