El auge de los cursos virtuales está cambiando la forma en que las academias enseñan idiomas. A pesar de que son muchas las apps y plataformas, las escuelas se reinventan.

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

El aprendizaje de una segunda lengua, o incluso una tercera, es fundamental para ser competitivos en el mercado laboral. Según el Índice del Dominio del Inglés 2018, publicado por la consultora Education First (EF), Colombia está en la posición 60 de 88 países en cuanto al dominio del inglés, un “nivel muy bajo” dentro de las mediciones globales.

Por ello, es común encontrar que las personas recurran a academias, centros de idiomas, universidades e institutos, pero la oferta virtual de cursos, plataformas y aplicaciones gratuitas está cambiando las dinámicas del mercado de idiomas a nivel nacional y global.

Una de las apps más populares es Duolingo, una aplicación 100% gratuita con más de 100 millones de descargas en Google Play que está disponible en 33 idiomas y trabaja a partir de ejercicios didácticos.

Otra opción es Busuu, una plataforma con un programa de estudio personalizado que se acomoda a los horarios de la persona. Cuenta con 90 millones de usuarios y 12 idiomas, mientras que con Wordbit es posible aprender vocabulario cada que se desbloquea la pantalla, con más de 15.000 frases y palabras.

Otras dos alternativas para móviles son Babbel, que incluye 14 idiomas con vocabularios, frases y material didáctico, así como prácticas de pronunciación, y Wlingua, que cuenta con 600 lecciones de inglés desde el nivel principiante hasta intermedio (A1, A2, B1 y B2).

En cuanto a plataformas, se encuentra Speaky es una comunidad de más de 110 idiomas, que tiene alrededor de 6.000 usuarios permanentes que aprenden con videochats; Easy Language Exchange, presente en 56 países, es una comunidad que cuenta con blogs, foros y espacios de conversación para gente de todos los idiomas, mientras que Coeffee tiene una red de juegos con hasta cuatro millones de frases.

LOS CONTRASTES

  • Hernando GiraldoGerente de contenido de Bebé Genial Editorial

    “Puede ser un poco pretensioso creer que porque tenemos apps gratuitas tendremos una aceleración multilingüe, se requiere de un método y de una disciplina”.

  • Mauricio RiveraGerente Académico de American School Way

    “Así tenga un sistema de certificación online, ese certificado que se genera no sirve para presentarlo ante una oferta universitaria o laboral en el extranjero”.

Memrise, por su parte, posee alrededor de 200 cursos en nueve idiomas para diferentes áreas de conocimiento y Lingoda, una plataforma nacida en Alemania, se centra en la enseñanza certificada de alemán, inglés, español o francés.

“La oferta digital que existe en la actualidad ha permitido que las personas interesadas en aprender inglés puedan capacitarse de forma conveniente con productos de alta calidad. Como resultado, se ha democratizado el acceso al aprendizaje del idioma inglés”, asegura Andrés Moreno, director ejecutivo de Open English, escuela virtual fundada en 2007 que se ha consagrado como una de las principales del mercado.

Entre las ventajas de los cursos virtuales está la facilidad en el manejo de tiempos, el hecho de que no se requiere de desplazamientos y que el estudiante avanza a su propio ritmo. Sin embargo, Hernando Giraldo, gerente de contenido de Bebé Genial Editorial, empresa creadora del método Poliglot Word, que se enfoca en preparar el cerebro de los menores de siete años a través de las bases de cinco idiomas simultáneamente, asegura que el éxito del aprendizaje depende del sistema de aprendizaje.

“Hay muchas aplicaciones gratuitas, no creo que el problema esté en la cantidad de aplicaciones, sino en que se tenga la conciencia sobre como se aprende el idioma, se requiere disciplina”, explica Giraldo, quien asegura que el trabajo de las escuelas está en entregar un método y una estructura.

Precisamente, las academias tradicionales han adaptado parte de esos sistemas a sus métodos de enseñanza. Mauricio Rivera, gerente académico de American School Way, explica que la gran diferencia entre los cursos online y los que se realizan por medio de una academia radican en las certificaciones.

“Si bien es cierto que la industria está evolucionando y que todos los días hay ofertas de apps y cursos online, Colombia sigue siendo un mercado donde la certificación del inglés es muy importante para conseguir un trabajo”, aseguró Rivera, quien defiende que ese documento no es válido para presentarlo ante una oferta universitaria o laboral en el extranjero y que no es posible demostrar que efectivamente fue la persona que realizó el test en línea quien presentó el curso.

Sin embargo, el ejecutivo sostuvo que estas tendencias “moldean el mercado”, por lo cual el centro de idiomas viene trabajando en 53 plataformas, que serán lanzadas en mayo, para que los estudiantes profundicen en un inglés especializado para su campo de acción laboral o su ocupación.

Universidades aún apuestan por clases presenciales para enseñar idiomas
Pía Osorio, directora del Instituto de Idiomas de la Universidad del Norte, destaca que, si bien la institución cuenta con un componente virtual para las clases, las dinámicas pedagógicas presenciales siguen siendo el eje central. “No podemos darle la espalda a una tendencia, tenemos una generación 100% digital que se mueve, que interactúa en redes sociales. Sabemos que es un complemento, pero valoramos la interacción docente-estudiante como herramienta pedagógica importante”, dijo.