lunes, 28 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fernando Albán Díaz del Castillo

Muchos son los factores que a lo largo de la jornada de trabajo nos roban energía, nos restan entusiasmo, nos desgastan e impiden que mantengamos nuestra capacidad productiva y la concentración con la que debemos atender las tareas que nos han sido encomendadas. Identificar los factores que afectan nuestro desempeño y disminuyen nuestro potencial, puede ser fundamental para alcanzar el éxito de nuestra carrera. Aquí algunas recomendaciones:

El transporte
En la medida que avanzan los minutos en la mañana, mayores son las congestiones de tráfico, por lo tanto, quienes madrugan y salen más temprano hacia el trabajo, menos tiempo invierten en su desplazamiento, menos congestiones encuentran en el camino , menos se estresan y menos energía desperdician. Si no es posible salir más temprano, es importante emplear el tiempo de los desplazamientos en algo productivo como leer o estudiar, lo cual permite a la persona abstraerse del caos vehicular y conservar un buen estado de ánimo.

Hacer ejercicio
El ejercicio practicado con moderación y ojalá en las mañanas, antes de iniciar la jornada laboral, no solo favorece nuestro sistema cardiovascular, sino que activa la producción de endorfinas, que funcionan como neurotransmisores y generan sensación de bienestar en el individuo. Dados los inconvenientes de movilidad que presentan muchas de nuestras ciudades, una interesante alternativa para hacer ejercicio y la vez transportarse es el uso de la bicicleta, especialmente si se cuenta con vías adecuadas y las distancias y condiciones lo permiten.

Las comidas
Tomar un desayuno completo y balanceado, no solo brinda la energía necesaria para enfrentar una mañana de arduo trabajo, sino que el momento en que se sirve, puede aprovecharse para socializar, especialmente con los miembros de la familia. El almuerzo no debe suprimirse, ni tomarse a la carrera sobre el escritorio; la pausa que se hace al medio día, ayuda a recuperar energías. Al elegir el menú, tenga en cuenta que el cuerpo requiere de gran cantidad de energía para procesar y transformar los alimentos y que un almuerzo pesado, invariablemente producirá sueño y sensación de llenura y agotamiento, disminuyendo nuestra capacidad productiva.

No posponga lo difícil y aburrido
Entre más pronto aborde los temas que le inquietan, así como el trabajo difícil, más rápido desaparecerá la sensación de incomodidad que producen las cosas que tenemos pendientes. La sensación de alivio que se produce al concluir una de estas tareas, permite abordar con mayor entusiasmo aquellas que sí disfrutamos.

Aléjese del negativismo
Muchas son las cosas que a nuestro alrededor irradian negativismo, desde una pintura que vemos a diario y cuya imagen nos deprime, hasta personas pesimistas que atraen los problemas y que nos desaniman cuando queremos asumir nuevos retos. Para evitar que nos roben nuestra energía, es importante alejar los pensamientos negativos que cruzan por nuestra mente y evitar todo aquello que irradia negativismo, incluso algunos noticieros de televisión que se especializan en presentar tragedias. Mantener buenas relaciones con los demás y evitar cazar peleas inocuas, es una inmejorable manera de conservar nuestra energía.

Concéntrese en un objetivo
Tener clara la visión de lo que se persigue y los pasos para alcanzarlo, evita que desperdiciemos nuestro tiempo y energía avanzando por caminos errados. Cada paso que demos y que nos acerque a la meta, se convertirá en un repotenciador que nos catapulta hacia la etapa siguiente.

Procure un sueño reparador
No hay nada que disminuya más nuestras capacidades que haber tenido una mala noche. Si por alguna razón usted tiene dificultades para conciliar y mantener el sueño, cuando vaya a la cama, trate de poner la mente en blanco y procure desconectarse de los acontecimientos del día; evite ver programas de televisión que le generen impacto y programe su despertador para eliminar la preocupación de no despertarse a tiempo. En casos graves y persistentes, es importante buscar ayuda profesional, antes de que el problema afecte, de manera importante, su productividad.