.
ALTA GERENCIA Cómo presentar una buena entrevista de trabajo
lunes, 18 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fernando Albán Díaz del Castillo

La entrevista de trabajo, es una de las herramientas más importantes con las que cuentan los seleccionadores de personal, para determinar qué candidatos se acercan más al perfil que la empresa ha definido para el cubrimiento de un determinado cargo que se encuentra vacante y cuáles no deben continuar en el proceso.

Mediante su labor, el entrevistador busca establecer la coherencia existente entre lo que dice la hoja de vida, lo que se desprende de las pruebas psicotécnicas, de aptitudes y conocimientos y lo que el entrevistado manifiesta y deja entrever de sus rasgos de personalidad, intereses valores y motivaciones.

Muchos excelentes candidatos, con hojas de vida y resultados sobresalientes en las pruebas practicadas, son descartados en la entrevista por aspectos, muchas veces poco relevantes, que podrían corregirse con facilidad, una vez se han identificado.

Tenga en cuenta que cuando se está bajo observación por parte de uno o varios psicólogos de selección, todo en uno comunica, desde el tono de la voz, los gestos, el movimiento de las manos y las palabras que se utilizan, hasta el contacto visual y la forma de vestir, que en todo momento confirmarán o contradecirán lo que se diga y serán determinantes en el proceso. A continuación se presentan algunos aspectos que podrían ayudarle a ser más asertivo a la hora de enfrentarse a un entrevistador:

La forma de comunicarse
Es uno de los factores más importantes durante la entrevista, porque del lenguaje y de la forma como nos comuniquemos, se desprende información muy valiosa para el entrevistador como el grado de cultura, seguridad, capacidad para transmitir órdenes e ideas, liderazgo y capacidad para convencer, entre otras. También en fundamental la capacidad del candidato para escuchar, que se demuestra con la actitud que se asume mientras le formulan la pregunta y respondiendo a lo que se le preguntó. Parece obvio, pero muchas son las personas a las que se les pregunta una cosa y responden otra totalmente distinta, lo que demuestra que no escucharon adecuadamente o que quiere evadir la respuesta.

Evite hablar más de la cuenta
Tan malo resultar ser demasiado parco en las respuestas como extenderse demasiado, agregando cosas que nadie había preguntado y que pueden resultan poco beneficiosas dentro de la evaluación. Es importante aprender a manejar los silencios, porque son incómodos y en el afán por llenarlos, el entrevistado puede agregar elementos que pueden resultar contraproducentes. Concéntrese en responder lo que le preguntaron, no se extienda contando una historia interminable ni agregue detalles innecesarios.

La autocrítica
Es muy importante conocerse a sí mismo, pues en toda entrevista de trabajo habrá una sección dedicada a conocer las falencias, los errores cometidos, lo que se aprendió de ellos y la forma como fueron superados. Quien no reconoce sus propias limitaciones y es incapaz de aceptar sus equivocaciones y defectos, difícilmente trabajará para corregirlos; le costará mucho aceptar las cualidades, ideas y propuestas de sus compañeros, será una persona poco objetiva y con dificultades para trabajar en equipo.

El traje adecuado
Cada día más, la gente se viste más de manera más informal, por lo que me atrevo a afirmar que no necesariamente un hombre debe ir de corbata a una entrevista, pero sí puede ser acertado vestirse de manera sencilla, pulcra y acorde con el cargo que se desea ocupar. No es conveniente que las mujeres asistan a la entrevista maquilladas excesivamente, pero sí deben procurar tener las uñas bien cuidadas y un peinado sencillo. Escotes muy pronunciados, faldas muy altas, transparencias y unos tacones muy altos, pueden no ser apropiados, así como demasiada informalidad, el uso de jeans, especialmente si son muy ceñidos o están rotos.

La actitud
Es muy importante la actitud con la que el candidato enfrenta una entrevista de trabajo; debe demostrar seguridad en sí mismo sin llegar a parecer arrogante. Recuerde que usted es uno de los candidatos, no el único, y si quiere ser el elegido, debe demostrar que es el mejor. Sea amable con todas las personas, mantenga el contacto visual con el entrevistador, no hable mal de la empresa donde trabaja ni de sus jefes, procure en todo momento ser usted mismo, trate de permanecer tranquilo, pregunte lo que no entienda, nunca diga una mentira ni cometa el error de llegar tarde.