.
ALTA GERENCIA Buscando el liderazgo tecnológico
lunes, 22 de febrero de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrés Julin Gómez Montes

Lo ideal es que las empresas tuvieran un cargo formal que lidere toda la temática tecnológica de la organización. Esto es un excelente inicio y muestra que la empresa en cuestión, entiende y prioriza la tecnología. En otras palabras, entiende la importancia que tiene la empresa y que sin un buen liderazgo, esta no saldrá adelante.

A pesar de lo anterior, yo con frecuencia me encuentro con una situación que no es la ideal. Aunque hay casos de casos, he detectado una y otra vez, en empresas de todo tamaño, de industria, de varios países, privadas o gubernamentales, en las que se carece de conocimiento en las altas esferas sobre las verdaderas implicaciones de la tecnología. Quiero explicar a que me refiero con esto y más adelante daré un ejemplo del mundo real.

Los líderes del área de sistemas y/o tecnología, están llamados no solo a liderar sus áreas, sino a ser asesores de las directivas de la empresa. Aunque cada  vez más directivos manejan temas de tecnología, no es común que tengan un entendimiento de lo que implica contratar una u otra tecnología. Es aquí dónde el líder de tecnología, lo debe aconsejar. Esto funcionaría bien, si no fuera por que la mayoría de universidades y centros de educación superior han capacitado por décadas a los técnicos, ingenieros de sistemas, ingenieros eléctricos y otros, en temas casi 100% técnicos. Este es un error que las universidades están empezando a corregir, pero todavía pasarán varios años hasta que los nuevos técnicos lleguen a altos cargos en empresas, con conocimientos de mercadeo, ventas y otros.

Esta situación ha llevado a que muchas empresas cometan errores a la hora de contratar tecnologías, pues no se entiende a cabalidad las implicaciones de contratar una u otra tecnología. Por ejemplo, no se acaba de comprender lo que implica para una compañía casarse con una tecnología específica o comprar un sistema de un proveedor u otro. Entonces empiezan a tener sistemas que no funcionan como se esperaban, que generar sobrecostos, ineficiencias y muchos otros problemas.

Miremos un caso, que lo considero anecdótico y del cual he escrito muy poco. A principios de año el Banco de Bogotá invitó al lanzamiento de un nuevo servicio que permite a los clientes consultar sus saldos y otras operaciones a través de la red social Twitter. Me enteré de este lanzamiento a través de varios amigos periodistas, ya que a mi no me invitaron a dicho evento.

Estuve investigando un poco sobre este novedoso servicio y la verdad es que tengo que felicitar al Banco de Bogotá por ser pioneros en esto, en Colombia. Lo anecdótico fue que entre los años 2008 y 2009, cuando empezaba el “boom” de las redes sociales, yo trabajaba para dicho banco y yo quise introducir el tema de redes sociales en esta entidad. Al mencionar esto, casi fui crucificado, señalado y más. El área de seguridad de la información del banco, más o menos me respondió “que lo hagan los otros bancos, nosotros no los vamos a copiar” y “abrir redes sociales es abrir un espacio para que le roben los datos a nuestros clientes que es nuestra prioridad número uno”.

Me encanta la transformación mental de 180° que ha tenido el Banco de Bogotá, pues aunque anecdótico, me dan la razón y me catalogo de precursor y visionario (punto para mi ego). Mi reflexión es que si el banco me hubiera escuchado con una mente abierta, hoy estarían mucho más lejos y no habrían perdido varios años valiosos. 

En parte este tema tiene que ver con desconocimiento de las directivas y mal asesoramiento en tecnologías. Hoy por lo visto las directivas de esta entidad están mucho mejor asesoradas y esto me alegra.

Lo invito a analizar y reflexionar sobre el conocimiento tecnológico en su organización y si es necesario tener un asesor de mejor nivel, más comprometido no solo en tecnología, sino en conocimientos del negocio.