Jueves, 31 de Julio DE 2014
Imagen de Xavier Serbiá
Lun, 03/04/2013 - 01

El dilema del salario mínimo

Xavier Serbiá

Si preguntas: ¿cómo atacar la pobreza?  Una respuesta común para atacar la pobreza es subir el salario mínimo. Hacer que los empleadores paguen más. Así sube el ingreso de más personas y listo. Pero, ¿será?

 
Esta idea genera controversia entre economistas y políticos en cualquier sociedad. La literatura y las batallas legislativas son extensas. En Estados Unidos, desde que se aprobó el Fair Labor Standards Act en 1938 - donde se establece el salario mínimo federal-, la controversia y el salario mínimo no han parado de subir. 
 
¿Cómo funciona? El gobierno federal lo que hace es establecer el salario mínimo en la mayoría de los tipos de trabajos. Los estados pueden imponer un salario mínimo por encima, pero no por debajo del federal. Lo que quiere decir que los empleadores, en la mayoría de los trabajos, tienen que pagar como mínimo ese pago por hora. 
 
El debate vuelve a primera plana con la propuesta reciente del presidente Obama. Pidió al Congreso Federal subir el salario mínimo de US$7.25 actual a US$9 dólares por hora. Él dice que ninguna persona que trabaja tiempo completo debe estar viviendo en la pobreza. Con la subida del salario mínimo ayudará a subir el ingreso de millones de familias. 
 
Aquí entra la controversia. Mientras un bando como Paul Krugman o John Schmitt del Center for Economic and Policy Research dicen que no reduce el empleo y ayuda a familias salir de la pobreza, otros no lo ven así. 
 
David Neumark de la Universidad de California, y que ha hecho extensos estudios sobre el tema, dice que hay evidencias suficientes que muestran que el salario mínimo causa algún tipo de desempleo, especialmente en aquellos con menos habilidades. 
 
O sea, unos ganan y otros que pierden. Algunos verán subir su ingreso US$1.75 por hora, al costo de que aquellos con menos educación y menos habilidades no tendrán aumento, incluso pueden tener cero ingreso. ¿Por qué? si la demanda no sube lo suficiente para justificar contratar, ¿contratarías si te obligan a pagar más?  
 
Los defensores del salario mínimo y su aumento responderían que lo empleadores pueden subir los precios, cortar salario a los que más ganan, tener menos ganancias, o ser más eficientes. Pero, los resultados actuales están en su contra. El salario mínimo se elevó en julio de 2007 de US$5.15 a US$7.25. Van más de cuatro años y cerca de uno de cada cuatro entre las edades de 16 y 19 años están desempleados. Parece que los negocios no siguieron esa receta para cubrir la subida.
 
Subir el salario mínimo, ¿ayuda a disminuir la pobreza? Es controversial. Para algunos sí, para otros no. En Estados Unidos las pruebas muestran que un sector de la población se afecta, especialmente aquellos con menos habilidades y que necesitan trabajar. 
 
El dilema está en si el costo que produce el salario mínimo en un sector vulnerable de la población laboral se justifica ante el potencial beneficio de una mayoría. 
 
Toma nota.