Esta práctica ayuda a que las personas tengan mayor concentración en su día a día, además de mejorar el ánimo y aumentar la energía para ser más productivas

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

El yoga es una práctica milenaria que se originó en India hace más de 3.000 años, sus beneficios han sido reconocidos por varios estudios científicos y ha tenido tal trascendencia que la Unesco lo declaró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2016.

Gina Jurado, profesora de yoga, explicó que “practicar yoga ayuda mucho a los estimular las glándulas para purificar la química del cuerpo, que permite que el organismo funcione de manera más asertiva”.

Por su parte, Catalina Díaz Damm, kinesióloga, afirmó que “el yoga, como una práctica multidisciplinaria y holística, produce beneficios a corto, mediano y largo plazo que puedes ir notando día a día y en todos los ámbitos de la vida”, sobre todo en el laboral, pues reduce el estrés y ayuda a ser más conscientes del cuerpo y su funcionamiento.

Además, Jurado afirmó que esta práctica “ayuda a manejar el sistema nervioso que es el que envía las ordenes al cerebro, y cuando este se equilibra las decisiones de las personas son más inteligentes y precisas, por medio de las posturas, movimientos y la forma de respirar, se da claridad al pensamiento y se regula”.

Aprender a manejar la respiración también es algo fundamental para tener un mejor desempeño en el trabajo y en la vida, “lo vemos cuando una persona está preocupada y se le acelera el ritmo cardiaco, mientras que cuando está tranquilo el ritmo cardiaco es más pausado. Tener una buena respiración equilibra las emociones, nos ayuda a volver al estado natura, y regular el sistema nervioso”, dijo Jurado.

La técnica de respiración es tomar aire hacia el abdomen, inhalar inflándolo y exhalar haciendo que el abdomen se contraiga, logrando que cada vez la pausa sea más larga. Se debe tomar aire profundamente y botarlo largo y despacio, manteniendo un ritmo. Ser conscientes de cómo se respira hace que las células se revitalicen y rejuvenezcan, manteniendo un buen estado.

La rutina y el uso de aparatos pueden generar rigidez en el cuerpo, por ello Jurado también aconsejo hacer pequeñas pausas activas donde se mueva el cuerpo, como abrir y cerrar las manos, o levantarse y estirar, para estimular el circuito energético.

Mejora la concentración

Según los expertos, la meditación y una buena técnica a la hora de respirar, puede ayudar a las personas a evitar las distracciones visuales y auditivas que se presentan en su lugar de trabajo. Esto con el fin de que puedan concentrarse en las tareas que están haciendo y en las que tienen que hacer para alcanzar sus objetivos, beneficiando así a la compañía y al buen desempeño de sus labores.

Aumenta la productividad

Al reducir el estrés, la práctica del yoga también ayuda a evitar diversas dolencias del cuerpo, la depresión, una debilitación del sistema inmunológico y algunos problemas cardiovasculares. Con lo que se reduce el ausentismo laboral, y de esta manera se aumenta la productividad, además, permite que las personas se sientan más tranquilas y puedan pensar con mayor claridad.

Aumenta creatividad y mejora el ánimo

El bienestar mental y físico de las personas, permiten que se sientan más libres al momento de proponer y crear nuevos proyectos e ideas, lo que a su vez se verá reflejado en el estado de ánimo de los empleados, pues también se sienten con más energía. Además, practicar yoga puede ser algo positivo para sus colaboradores, porque puede potencializar sus características de líderes.

Disminuye incidencia del dolor

Los oficios diarios pueden generar diversas dolencias debido a que se está mucho tiempo en una misma posición, o se tienen movimientos erróneos, por lo que practicar yoga puede ayudar a mejorar las posturas y evitar estos dolores, a relajar los músculos, esto por medio de la meditación y de la concentración en otro tipo de estímulos, dejando los dolores y la presión en segundo plano.