Desintoxicar e hidratar son los primeros pasos a seguir. Para quienes requieren atención más especializada, se pueden evaluar tratamientos de reparación

Adriana Carolina Leal Acosta

La exposición al sol, al agua, a los químicos que traen productos como bloqueadores que se suelen utilizar en el día y a la pantalla del computador tienen impacto sobre la salud, por lo que se recomienda concretar hábitos que ayuden a contrarestarlo.

Lo primero es desintoxicar la piel. En este paso es importante eliminar las células muertas que impiden que brille y que pueda respirar libremente. “Existen alternativas de limpiezas faciales de lujo, en las que no solamente se hace el procedimiento de limpieza, sino que también se incluye una mascarilla facial hidratante y un shot de vitaminas antioxidantes como la vitamina c, así como un peeling superficial conocido como Silkpeel. En estos casos, lo más recomendable es visitar al especialista para determinar qué tipo de limpieza es la más adecuada”, señaló el médico cirujano especialista en longevidad, Felipe Buendía.

Otro de los hábitos que hay que tener en cuenta es la hidratación, por lo que se puede comprar algún producto especializado en el mercado acorde al tipo de piel. Además, es posible tener procedimientos estéticos como shots de vitaminas aplicados en el rostro y cuello que ayudarán a acelerar este proceso.

En cuanto a la reparación, hay tratamientos complementarios que ayudan a eliminar manchas, arrugas y brotes de acné. Los procedimientos láser de última generación son ideales para esto, de acuerdo con expertos como Buendía.