miércoles, 5 de septiembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Claudia Lucía Mora Motta

Con el fin de fortalecer la capacidad de acción integrada, y por consiguiente, de generar impactos positivos sobre la región vallecaucana, el capítulo colombiano de la Compañía de Jesús tomó la decisión, a comienzos del año 2009, de empezar un proceso de articulación en sus diferentes obras para el beneficio de la comunidad donde estas tienen presencia.

Con este propósito, en el departamento del Valle del Cauca se llevó a cabo un ejercicio de planeación prospectiva en el que participaron las diferentes obras y en el cual se formuló por primera vez un sueño común sobre el desarrollo regional en clave de sostenibilidad bajo el reconocimiento de las dimensiones económica, política, espiritual, ambiental, científica, social y cultural, tanto en su dimensión individual como colectiva.

Sobre esta base, se identificaron dos grandes temas que buscan facilitar la articulación de las obras y la acción focalizada en un territorio específico: un proyecto de desarrollo sostenible para el Pacífico, especialmente en el municipio de Buenaventura, donde tiene presencia el Servicio Jesuita a Refugiados y la Pontificia Universidad Javeriana, y para el centro del Valle coordinado por el Instituto Mayor Campesino; así como un proyecto de inclusión socioeducativa en Cali, coordinado por el Colegio Berchmans y Fe y Alegría.

La Pontificia Universidad Javeriana Cali, orientada por su rector, el padre, Jorge Humberto Peláez, S.J., cumple la función de ser la plataforma articuladora de las diferentes obras y de los proyectos que se han formulado, en el marco de la Regionalización para el Valle del Cauca-Pacífico.

El proyecto de Sostenibilidad Regional para el centro del departamento del Valle del Cauca cobija a 15 municipios: Buga, Guacarí, Ginebra, El Cerrito, San Pedro, Tuluá, Bugalagrande, Andalucía, Riofrío, Trujillo, Darién, Yotoco, Restrepo, Vijes y Dagua.

En ellos, desde hace 50 años, el Instituto Mayor Campesino ha venido trabajando para mejorar las condiciones de vida de las familias y de la comunidad en general. Sobre esto, el proyecto de regionalización quiere fortalecer las capacidades locales, la articulación del tejido social y el impulso a los procesos de sostenibilidad local y regional. Los retos del proyecto se centran en la concreción e implementación de los acuerdos de la planeación participativa realizados entre las comunidades y las administraciones municipales, y su materialización en proyectos estratégicos dinamizadores de planes de vida y planes de desarrollo, contando con la participación de otros actores, tales como el sector privado que tiene asiento en estos municipios y que también aspira a formular y comprometerse con un proyecto común de región.

Si bien este proceso de articulación de las obras de la Compañía de Jesús resulta muy importante, es igualmente decisivo que la Pontificia Universidad Javeriana Cali se articule a otras instituciones y sectores sociales, en su propósito de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida para todos en nuestra región.

En este sentido, se ha venido trabajando en forma continua con otras universidades e instituciones de la región, como es el caso de las Redes de Ciencia, Innovación y Tecnología (Renata), Universidad-Empresa y la Mesa de Universidades en Responsabilidad Social en el programa de Región Socialmente Responsable liderado por Comfandi, por mencionar algunas de ellas.

El aporte social de una institución académica
Los principales aportes de la la Pontificia Universidad Javeriana Cali al Valle del Cauca son: entrega de $2.500 millones en 697 becas a estudiantes de la región con altos desempeños académicos; y la participación en la formulación y presentación de resultados de investigación que miden el impacto de los fenómenos causados por la contaminación de recursos hídricos en el departamento y por el uso de plaguicidas.