jueves, 12 de septiembre de 2019

Nueve de cada 10 de las empresas más grandes del mundo rinden cuentas sobre su gestión y resultados de sostenibilidad, y cerca del 75 % de estas usa los estándares GRI para ello

Tim Mohin

La ‘sostenibilidad corporativa’ era algo que no se tomaba en serio hasta no hace tanto. Se debe admitir que, en ocasiones, las empresas no le han inspirado mucha confianza a la sociedad, en parte por los numerosos escándalos que se han presentado, desde el reciente desastre de Vale en Brasil hasta el caso de los datos falsos de emisiones de Volkswagen.

Pero en los últimos años, una serie de empresas ha contribuido a cambiar esa percepción. Presentar la información sobre la actuación empresarial con un enfoque no únicamente en los resultados financieros sino también en temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo es ahora la norma entre las grandes empresas. De hecho, 93 % de las empresas más grandes del mundo rinde cuentas sobre su gestión y resultados de sostenibilidad, y 75 % de estas usa los estándares GRI para ello.

La mayoría de los empresarios no está capacitado en sostenibilidad y se centra por lo tanto solo en el producto, el servicio y las finanzas. La consecuencia de ello es que los profesionales de la sostenibilidad suelen enfrentar una labor muy solitaria y poco valorada. Después de haber trabajado en este mundo más de 20 años con tres compañías de las lista Fortune 500 (Intel, Apple y AMD) he descubierto que existen algunas habilidades esenciales para tener éxito en la sostenibilidad, que enumero a continuación.

1. Ser flexible y curioso. Trabajar en sostenibilidad corporativa es una experiencia de aprendizaje permanente que abarca casi todos los asuntos de una empresa. La amplitud puede ser aterradora y, sin embargo, estimulante. Sea flexible en su enfoque y curioso para aprender de cada cosa nueva.

2. Fortalecer las propias competencias básicas y aprender competencias nuevas. Casi todas los que trabajan en sostenibilidad corporativa empezaron sus carreras en otro campo. Siempre hay una manera de aplicar sus conocimientos técnicos. La clave es el equilibrio entre aportar, sin encasillarse, y seguir aprendiendo.

3. Comunicar. No existe una habilidad tan importante como la comunicación, ya sea para escribir, para presentar en público o para persuadir. La capacidad de traducir temas complicados para comunicarlos con mensajes claros, concretos y relevantes puede convertirse en el elemento diferenciador del éxito.

4. Guiar con la influencia. Entablar relaciones con las personas al interior de la empresa para lograr que alineen sus acciones con las estrategias. Esta es una habilidad esencial porque el profesional de sostenibilidad rara vez tiene autoridad para imponer y, por lo tanto, debe convencer. Cuando enfrente resistencia, busque avanzar incrementalmente hacia sus metas.

5. Leer contexto. Entender la cultura interna es difícil porque implica comprender lo que no se dice explícitamente. El éxito radica en analizar cada situación y entender el trasfondo.

6. Apegarse a sus valores y encontrar soluciones. El exceso de entusiasmo puede percibirse como falta de comprensión de las demás prioridades. Habrá muchas ocasiones en las que le digan “no”, y la competencia es ser resiliente pero nunca renunciar a sus valores, y encontrar alternativas.

7. Tener mentalidad empresarial. Los programas de sostenibilidad exitosos son los que están integrados en el negocio.

8. Prestar atención a los detalles, la estructura y los resultados. Tener un programa estructurado, con objetivos, roles y procesos bien definidos dará mejores resultados.

9. Pasión por la causa. Independientemente de sus antecedentes o habilidades, el común denominador es la pasión por marcar la diferencia y dejar un legado.