.
RESPONSABILIDAD SOCIAL

Las siete tendencias de sostenibilidad para empresas

miércoles, 31 de mayo de 2017
Foto: 123RF
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Melisa Echeverri

Un artículo publicado por el portal especializado Triple Pundit definió las siete tendencias que van a impulsar la sostenibilidad este año, las cuales van a ser fundamentales a la hora de construir una economía sana, a pesar del panorama político  mundial actual.

Estrategias como invertir en energías limpias y ahorrar agua aparecen en el listado. Si bien estos dos temas no son una novedad, constituyen dos puntos clave en los planes de sostenibilidad de las compañías debido a los fenómenos naturales que se vienen presentando debido al mal uso de recursos hídricos y energéticos.

Entre este grupo de prioridades también está la invitación a que las empresas se comprometan con los ODS, un punto fundamental, según Álvaro Urquijo, director de la consultora en Responsabilidad Social Qualitas T&T, ya que también es una promesa del país con el medio ambiente. 

Sin embargo, en este tema ve un reto, y es que aún hay debates sobre cómo medir los impactos de las estrategias de sostenibilidad al interior de una empresa, debido a que no hay indicadores claros que prueben  la efectividad de algunas estrategias. 

Otro planteamiento es involucrar más a los directivos en los programas de sostenibilidad, con el fin de que busquen soluciones a los riesgos climáticos. Así mismo, el informe señaló la importancia de que las empresas ofrezcan información sobre los peligros y oportunidades del entorno donde operan, y que eso sea tan visible como sus documentos financieros.

Las tendencias encaminadas a involucrar a la comunidad y a garantizar la integridad de los seres humanos también deben ser prioridades. Para Urquijo, el tema de derechos humanos debe evolucionar en el país, pues es necesario que se incorporen políticas como la equidad de género, la no discriminación y el acceso a la educación.

Comprar insumos de fuentes fiables

Las empresas optan por hacer negocios con compañías capaces de proveer productos y servicios sostenibles, en especial, cuando se trata de insumos agrícolas. Varias firmas evitan adquirir materia prima que se haya obtenido a costa de prácticas poco éticas como la deforestación o el trabajo forzado. Por ejemplo, la cadena Hilton solo compra a proveedores de pescado que usen métodos de pesca adecuados y no afecten a especies en vía de extinción.

Crear alternativas para ahorrar agua

Cada vez más compañías están tomando medidas para conservar y proteger las fuentes hídricas, en vista de las sequías prolongadas y precipitaciones extremas, de hecho, la crisis del agua es uno de los cinco riesgos de impacto global según el Foro Económico Mundial. Varias empresas han gestionado planes para ahorrar este recurso, entre ellas McDonald’s, que reutiliza el agua condensada generada por los sistemas de aire acondicionado de 27 locales.

Definir prioridades según los ODS

En 2015, más de 190 líderes mundiales se comprometieron a cumplir 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para contribuir a la erradicación de la pobreza, las desigualdades y los problemas del cambio climático. Los objetivos se han tomado en serio en la Zona Franca de Bogotá, pues la organización desarrolló un plan de responsabilidad social basado en los ODS, con los que ha promovido el correcto uso de recursos naturales y la gestión de residuos. 

Apostar por las energías limpias

A medida que los precios de las energías renovables suben, las empresas apuestan cada vez más por alternativas para reducir la huella de carbono de sus operaciones. Más de 100 firmas se han unido en la iniciativa RE100, un compromiso por fortalecer las energías limpias, en tiempos donde países como Estados Unidos cuestionan el impacto del cambio clímático. En Colombia, Claro ha sustituido el combustible Acpm por paneles solares en 20 estaciones base.

Evidenciar los riesgos climáticos

Cada vez más inversionistas buscan destinar su capital en proyectos sostenibles, y esperan de vuelta que las compañías publiquen información relacionada con sus riesgos y oportunidades frente al cambio climático. De hecho, compañías como JPMorgan Chase y Bloomberg LP publicaron una guía específica sobre cómo las empresas deben evaluar y divulgar los riesgos climáticos en los documentos financieros que deben presentar periódicamente.

Priorizar temas de derechos humanos

En 2011, fueron aprobados los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos, en los cuales se definió la responsabilidad de las compañías a la hora de proteger la integridad de las personas. Firmas como Nestlé y Unilever han avanzado en el tema, y localmente, la cadena GMH ha creado un plan de sostenibilidad en el cual apoya a 40 familias campesinas del Parque Nacional de Chingaza, a la vez que reduce el CO2 en la zona.

Involucrar a los directivos en RSE

Los grandes inversores se centran cada vez más en el papel que miembros de la junta directiva desempeñan en los planes de responsabilidad social. Los directivos tienen una gran autoridad y responsabilidad a la hora de buscar soluciones a los riesgos que se presentan en materia de sostenibilidad, como el cambio climático, de modo que las empresas buscan la experiencia de sus ejecutivos para liderar estos procesos de responsabilidad ambiental.

Las opiniones 

Diana Goyeneche
Jefe de sostenibilidad de la cadena GMH

“El concepto sostenible en nuestros hoteles va más allá de lo ambiental pues integra programas basados en cumplir con los pilares éticos”.

Nicolás Piatti
Chef ejecutivo del hotel Hilton Bogotá

“Nuestra estrategia ha sido trabajar con empresas que tienen una filosofía sostenible y evitar el consumo de especies en vía de extinción”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Educación 17/07/2024 Fundación de Falcao y Universidad de Bucaramanga unen fuerzas para ofrecer becas

La universidad ofrece 20% de descuentos en matrículas gracias a la alianza con la Fundación para cursar programas de educación superior