.
RESPONSABILIDAD SOCIAL

El Land Rover que se alimenta con aceite vegetal reciclado

miércoles, 1 de mayo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El aceite vegetal que los restaurantes y millones de personas en Suramérica desechan después de ser usado, es el principal alimento de un Land Rover Santana modelo 81, un auto clásico que tiene como capitán al chileno Jaime Silva Flórez y como destino cualquier rincón del mundo.

“Utilizo aceite reciclado, no lo compro, lo consigo en restaurantes o empresas recicladoras de aceite porque he vivido del reciclaje durante muchos años, incluso mi casa en Chile la construí con materiales reciclados, porque aunque es más difícil, así contribuyo a que haya menor contaminación en el planeta”, expresó Silva Flórez.

Aproximadamente 1.900 litros de aceite vegetal usado es la cantidad que ha empleado este administrador de empresas viajando con este peculiar Land Rover, al que llama cariñosamente “gordo fritanguero”.

Aunque su último reto (recorrer toda Suramérica) comenzó hace siete meses, a comienzos de septiembre de 2012, este reciclador acumula cuatro años de viaje ecológico.

“Lo que me motivó a usar este medio de combustión fueron dos personas que conocí en Praga, cuyos carros funcionaban con aceite vegetal y no se arrepienten de haber tomado la decisión que cambió su vida”, señaló el conductor chileno.

La aventura del aceite vegetal reciclado gira en torno a una ruta internacional que comenzó en la población de Quinta de Tilcoco (Chile), pasando por sus costas y de allí, siguió por la carretera Panamericana hasta Tumbes en Perú, (la frontera). Luego pasó a la ciudad de Arequipa, donde los amigos que comenzó a hacer en el camino comenzaron a pintarle el vehículo como un recordatorio de lo vivido. Siguió a Quito (Ecuador) y luego continuó a Colombia, país en el que ha visitado Pasto, Pereira, Medellín, Mutatá, Turbo, Barranquilla, Cartagena y Barú hasta el Cabo de la Vela, en La Guajira.

“Mi Land Rover es mi casa, duermo en cualquier lugar, le habilité dormitorio y cocina y he descubierto que es más barato cocinar en Perú, Ecuador y Colombia que en Chile. He vivido todos los contrastes, cenar con un millonario que me invita o con la familia más pobre y amorosa y con todos comparto por igual. El tiempo dejó de ser una variable que me inquiete porque soy dueño del mío y de la modernidad utilizo el correo y el Facebook porque las redes sociales me han ayudado mucho en el viaje y a hacer amigos”, dijo Silva Flórez.

Apoyo internacional
Uno de los obstáculos que se enfrenta todo aventurero de carretera es el mantenimiento y buen funcionamiento del vehículo, situación que Silva Flórez asegura ha tenido bajo control gracias al apoyo internacional.

El administrador de nacionalidad chilena aseguró que ha mantenido intacta la infraestructura de su Land Rover gracias a la ayuda de la Legión Land Rover en los países de Ecuador, Perú y Colombia, con quienes ha hecho equipo mecánico para reparar algunas partes que se dañan por el constante recorrido sobre el asfalto.

De administrador a viajero
El conocimiento y las experiencias que acumula Jaime Silva Flórez gracias a sus 32 meses de viaje es infinito. Este administrador de empresas, quien dejó atrás una compañía especializada en capacitación (que era de su propiedad), así como la rutina de los horarios y el uso del celular, conoce 28 países del mundo y cuatro continentes, que van desde Nueva Zelanda hasta Latinoamérica. Hace pocos meses está en Colombia, un país del que asegura le cuesta irse, aunque reconoce que viajar por todo el mundo se le transformó en un vicio. Recientemente visitó la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite (Fedepalma), donde fue recibido por su presidente, Jens Mesa Dishington, quien lo felicitó por su espíritu ecológico y calificó su aventura como un “esfuerzo valiente”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Ambiente 03/03/2024 Colombia se ubicó dentro de los países que más pierden hectáreas de bosque

De acuerdo con Revisión Forestal Global del Instituto de Recursos Mundiales Brasil se ubicó como el territorio con mayores pérdidas