.
AMBIENTE

El área de bosques equivale a casi 60% de todas las hectáreas del territorio nacional

jueves, 26 de septiembre de 2019

Un informe del Ideam detalla que son en total 63,7 millones de hectáreas de bosques.

Kevin Steven Bohórquez Guevara

El llamado de atención de la joven activista Greta Thunberg esta semana, en el marco de la Cumbre sobre el Cambio Climático en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), puso sobre el tapete la discusión sobre cuál es el potencial hídrico y boscoso que tiene el país. Pese a que la biodiversidad del territorio nacional está dividido en bosques, páramos, cuencas hídricas y áreas protegidas, es de destacar que 59,9% de la superficie de Colombia está cubierto por ecosistemas boscosos.

Las más de 63,7 millones de hectáreas que comprenden estas áreas, según el Ideam, están divididos en varios tipos de zonas: bosque basal, con 37,9 millones de hectáreas, bosque andino, con 9,1 millones, bosque ripario con 3,9 millones, bosque fragmentado, con 9,9 millones, insular pacífico, con 1.451 hectáreas y manglar Caribe con 66.201 hectáreas.

Y es que el potencial que tiene Colombia en materia ecosistémica también se vislumbra en cuencas hídricas, páramos y áreas protegidas. De acuerdo con el Estudio del Agua 2018, de los 43.764 kilómetros cúbicos que tiene el mundo en agua, Suramérica tiene 28% de los recursos, mientras que Colombia tiene 5% de la riqueza hídrica mundial. Esto genera que el país tenga un alto potencial en dicho recurso, lo cual abre las alertas para que se conserven este tipo de ecosistemas.

“La naturaleza tiene un valor invaluable, pero a la hora de dar el debate político sobre la necesidad de conservarla es necesario establecer alguna aproximación al valor monetario”, aseguró Sandra Chamorro, especialista en planeación y monitoreo de WWF Colombia.

Al analizar el potencial de estas fuentes hídricas, dicho informe establece que 74% del territorio es de acuífero, una cifra que equivale a unas reservas estimadas de 5.848 kilómetros cúbicos. Y resalta que 56% de este total está en la Orinoquía, la Amazonía y la Costa Pacífica.

Para la presidente de Acodal, Maryluz Mejía de Pumarejo, estas “cifras que arroja el Estudio son un campanazo de alerta, sobre la necesidad de lograr una mayor gobernanza institucional que desde lo nacional planee y exija un mejor manejo de un recurso”.

LOS CONTRASTES

  • Maryluz Mejía de PumarejoPresidente de Acodal

    “El país tiene una urgente necesidad de aumentar los volúmenes de agua recuperada, si se tiene en cuenta que en varias regiones el recurso escasea”.

Más allá de los bosques, los ríos o las cuencas hídricas, también existen las áreas protegidas, las cuales, de acuerdo al más reciente informe del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, son actualmente 59 en el país. Pero, ¿por qué su importancia para Colombia y cuáles son sus beneficios? De acuerdo con dicho estudio, compilado por WWF, este tipo de áreas tienen un aporte económico de hasta US$3.439 millones anuales al PIB del país, siendo el sector agrícola y el energético los que más se benefician con US$1.097 millones y US$623,8 millones, respectivamente.

Carlos Mauricio Herrera, especialista en áreas protegidas de la WWF Colombia, explicó que este aporte económico obedece al provisionamiento y la regulación hídrica que aportan las áreas. “Es decir, los servicios de aprovisionamiento de agua que están aportando en general a la economía son esenciales para que el sistema productivo funcione. Por ejemplo, el agua se utiliza para la energía y también para el riego y la adecuación de los suelos”, dijo.

Una de las mayores contribuciones que se logran con este tipo de áreas es que se da una reducción de emisiones de carbono. Esto se traduce en ahorro de costos por US$9.657 millones, pues se evitan 1.400 millones de toneladas de carbono.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Medio Ambiente 18/06/2024 Acciones que puede implementar para hacer un buen uso del agua en tareas diarias

Desde comprar electrodomésticos de bajo consumo hasta recolectar agua, pueden ser acciones que reducen significativamente el consumo