Entre 2018 y 2019, Ingenio Providencia indicó que 4.625 personas recibieron educación en el centro de formación integral

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

Más de 3.800 niños, jóvenes y adultos del Valle del Cauca están recibiendo educación de alta calidad en el Centro de Formación Integral de Ingenio Providencia, empresa agroindustrial que ha impulsado el desarrollo sostenible a través de ‘Dulzura Sostenible’, una estrategia enfocada hacia la preservación de los recursos naturales y al apoyo al sector agrícola.

Según el último informe de la compañía agroindustrial del Valle del Cauca, que cubre el periodo 2018-2019, a través del programa Dulzura Sostenible los beneficiados asisten a programas de educación básica, técnica, comercial y superior en un centro de formación integral, en el que, a través de un variado número de estrategias metodológicas y grandes inversiones en su planta física, han convertido los salones de clase en aulas inteligentes, que permiten acercarse a las Tecnologías de Información y Comunicación.

Entre 2018 y 2019, Ingenio Providencia indicó que 4.625 personas recibieron educación en este centro de formación integral, convirtiendo “los sueños proyectados en una realidad, con gran impacto social que genera bienestar en la zona de influencia”.

También, con el propósito de fortalecer su relacionamiento con las comunidades vecinas y aportar de esta manera a su desarrollo sostenible, Ingenio Providencia puso en marcha cuatro proyectos de inversión social, basados en las necesidades más agudizadas de la población objetivo: educación, conectividad, fortalecimiento del liderazgo y educación ambiental.

A través de Providencia Educa, Providencia Conecta, de la Escuela de líderes para un Valle sostenible y de Colegios al Parque, esta empresa vallecaucana ha venido apoyando con becas, dotaciones tecnológicas, diplomados y seminarios a las comunidades de la región, para así fomentar no solo el desarrollo económico de estos, sino también la formación social y educativa.

“La capacidad que hemos desarrollado en Providencia para crecer y transformarnos ágilmente, sumada a su inigualable cultura interna de calidez, trabajo en equipo y pasión por lo que hacemos, así como nuestra cercanía con los clientes, se han convertido en factores clave de éxito para posicionarnos como un actor cada vez más relevante en el sector azucarero colombiano”, aseguró el gerente de la compañía, Vicente Borrero Calero.

Entendiendo que la sostenibilidad de la operación es el aporte que hacen las empresas a un objetivo superior como es el desarrollo sostenible del territorio, Ingenio Providencia busca mejorar las condiciones de vida de sus grupos de interés a través del aporte a  los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que abarcan temas como salud y bienestar; educación de calidad, agua limpia y saneamiento, energía asequible y no contaminante, trabajo decente y crecimiento económico, producción y consumo responsable, acción por el clima, vida de ecosistemas terrestres, paz, justicia e instituciones sólidas y alianzas para lograr objetivos.

Por eso, esta empresa también trabaja en la preservación de cerca de 425 hectáreas de reserva forestal en el Parque Ecológico Providencia, que hace parte de la reserva forestal del Río Amaime y de la hacienda Piedechinche, donde está ubicado el Museo de la Caña de Azúcar.

En total son 425 hectáreas destinadas a la conservación de 30 nacimientos de agua y 644 especies de flora y fauna nativa. También, a través de Asocaña, Ingenio Providencia hace parte de la Fundación Fondo Agua por la Vida y la Sostenibilidad, que es el programa de conservación de cuencas más importante del País, el cual protege, restaura y conserva 26 cuencas hidrográficas en 29 municipios del territorio nacional.

Todo lo anterior hace parte de este programa de sostenibilidad, que le ha valido a Ingenio Providencia la certificación Bonsucro, así como ser meritoria de varios premios y reconocimientos.

Como plataforma para todos estos proyectos de sostenibilidad, Ingenio Providencia cuenta con uno de los cultivos de caña orgánica certificada más grande de Colombia, la cual es la base del proyecto con el que brindan a sus consumidores productos naturales. En estos, la empresa utiliza abonos verdes (fríjol caupi) como fuente de hidrógeno, así como fertilizantes orgánicos certificados, lo que lo convirtió en 1999 en el primer productor en Colombia de Azúcar Orgánica.

Por todo esto Ingenio Providencia es conocido como el Ingenio Verde de Colombia.