.
EDITORIAL Trump y Clinton, de candidatos a presidentes
sábado, 5 de noviembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hoy es el día de la verdad para estados unidos cuando elige presidente, un país donde la institucionali-dad es muy fuerte a prueba de populismo.

Hoy se elige el Presidente de Estados Unidos número 45 entre el candidato republicano, Donald Trump y su contendora la demócrata, Hillary Clinton. Por primera vez en la historia política del país motor de la economía mundial, una mujer llega a esta etapa crucial con muy altas posibilidades de convertirse en presidenta, un hecho sin precedentes históricos al que se le opone igualmente, la también altísima probabilidad de que un empresario de corte derechista ocupe la Casa Blanca con ideas económicas oscurantistas que generarían un choque sin precedentes en el orden internacional.

La señora Clinton es de lejos la candidata que cuenta con más seguidores en el universo de analistas políticos y económicos externos a la trama electoral de Estados Unidos. Su eventual gobierno solo tiene de novedoso el toque femenino que representa la llegada de una mujer a tan alto cargo de llevar las riendas del país más poderoso en términos económicos, relaciones internacionales y estructura militar. Por lo demás, Hillary Clinton es una extensión de las políticas demócratas desarrolladas por su esposo Bill Clinton durante dos periodos y de Barack Obama, el carismático líder que se convirtió en el primer presidente negro de ese país.

Hay verdadero miedo por el cambio que pueda representar Donald Trump al frente del Gobierno, que sería una celebridad más en llegar a la Casa Blanca, antecedido por otros hombres de la farándula como el actor Ronald Reagan en los años ochenta. El punto que marca la diferencia es que el discurso del exitoso empresario inmobiliario ha sido muy duro, especialmente contra México y China, dos socios naturales de la economía estadounidense que podrían verse obligados a tomar represalias con visos de guerra comercial. El otro anuncio que genera mucho malestar en países como el nuestro es el de deportar a 11 millones de indocumentados, acción que de hacerse realidad reduciría la fuerza laboral y también el gasto del consumidor, dos aspectos que no tolerarían por mucho tiempo las multinacionales de Estados Unidos.

Pero unas son las cosas que se ven desde afuera y otras las que se viven al interior de Estados Unidos, en donde la crisis de mejores empleos, el alto costo de la vida, el sistema de salud, las pensiones y la inseguridad son amenazas que se ciernen sobre el estilo de vida americano y las propuestas de un candidato como Trump llegan esos vacíos. Hay que tener en claro que los discursos del candidato republicano no se los inventaron los medios informativos, ni los realities, son fruto de la situación de un país cada vez más nervioso con el libre comercio, la baja competitividad y la inseguridad que se filtra por sus fronteras. En conclusión: una cosa son las palabras de los candidatos y otra, los hechos presidenciales a futuro. Estados Unidos es muy poderoso, su economía es muy grande y un solo hombre no puede girar el barco de la noche a la mañana.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/06/2021 Casi toda la responsabilidad social se olvida

Las empresas hacen un montón de cosas que nadie ve, más allá de pagar impuestos y generar empleo formal, muchas transforman sus comunidades devolviendo utilidad social

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

EDITORIAL 19/06/2021 Algunos congresistas irresponsables

La legislatura que termina se ensaña contra la actividad empresarial e iniciativas como jornada laboral, etiquetas y licencias tienen un costo que perjudica los nuevos empleos

MÁS EDITORIAL