lunes, 31 de octubre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hay mucho por hacer para que  generar puestos de trabajo formales que bajen la cifra de dos millones de colombianos sin empleo.

 

Se conoció que el dato de desempleo para septiembre fue de 8,5%, una cifra que si bien es alta, demuestra que el porcentaje de colombianos sin trabajo se ha consolidado en un dígito. No se trata de cantar victoria contra este flagelo de la economía ni rasgar las vestiduras por la buena cifra, pero sí nos hace pensar que el fin de año, que está a la vuelta de la esquina, será una época de generación de trabajos temporales en sectores como el comercio. La demanda de vendedores, personas dedicadas al servicio al cliente, sector hotelero, operadores turísticos y trabajadores con experiencia en logística, entre otros, son oficios, técnicas y profesiones altamente solicitadas para atender la creciente ola de compras que se representan la Navidad y el fin de año.

Recordemos que el crecimiento del Producto Interno Bruto ha sido permanentemente revisado a la baja y que es poco probable que supere 3%, siendo esta una cifra espectacular si se mira el entorno, y que un PIB tan bajo no arrastra nuevos empleos formales de largo plazo. El punto optimista está en que si con un crecimiento tan bajo el desempleo no sube es quiere decir que la dinámica de la economía colombiana es buena, a pesar de las duras circunstancias que ha tenido que sobrellevar desde hace 24 meses cuando los precios del petróleo en los mercados internacionales hicieron agua los ingresos nacionales. 

Según las cuentas del Departamento Nacional de Estadística la tasa de desempleo de septiembre se ubicó en 8,5%, inferior a la del año anterior en 0,5 puntos, ya que en 2015 estuvo en 9%, una coyuntura que nos hace prever que hay sectores (servicios inmobiliarios, construcción y agro) muy dinámicos en la generación de nuevos trabajos, pues con la cifra de septiembre se completan seis meses consecutivos en donde la tasa de desempleo se ubica en un dígito. La tasa global de participación y ocupación se encuentran en 64,5% y 58,7%, unos 22,2 millones de colombianos ocupados y 2 millones de desocupados. 

El fin de año es una época propicia para generar empleo estacional vinculado a sectores muy particulares como comercio y turismo, y seguramente, las cifras serán muy buenas al hacer el balance final del año que hoy comienza su penúltimo mes, pero el verdadero cambio estructural en las cifras de desocupados será cuando el Ministerio de Trabajo y su homólogo de Industria logren a través de empresarios y trabajadores bajar los porcentajes en ciudades crónicamente afectadas como Quibdó y Cúcuta que siguen siendo las ciudades con mayor desempleo con 16,6% y 15,1% respectivamente. Poco pesa en el ambiente económico que en las otras ciudades se consolide el desempleo en solo dígito, si estas zonas de frontera y de pobreza (Santander y Chocó) no se logre salir de este estado de sobrevivencia e informalidad. Vamos bien, pero hay mucho por hacer.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 19/09/2020 Aún no se puede pontificar sobre la pandemia

No se puede juzgar aún si fue o no un error haber cerrado tan temprano la economía, lo cierto es que el manejo de la crisis ha sido tan variopinta como países existen en el mundo

Editorial 18/09/2020 Más impuestos, el punto es cómo y cuándo vienen

Anif y Fedesarrollo coinciden en que otra reforma tributaria es inevitable, la clave es cuándo y cómo se va a desarrollar, pero el momento político va a jugar siempre en contra

Editorial 17/09/2020 Descentralizar como fórmula para avanzar

La descentralización fue una de las mejores herencias de la constitución de 1991, pero poco a poco el gobierno central extiende sus poderes a las regiones, hasta en los POT

MÁS EDITORIAL