.
EDITORIAL

¡Otra tributaria no, por favor, no es el momento!

lunes, 4 de marzo de 2024

Las reformas tributarias en los últimos gobiernos

Foto: Gráfico LR

El anuncio de otra tributaria al final del año puede ocasionar un verdadero descalabro para la economía, no solo por la poca ejecución sino por la desaceleración generada

Editorial

Ministro Ricardo Bonilla, el palo no está para hacer cucharas, no es nada prudente hablar de otra reforma tributaria en medio de la penosa situación económica por la que atraviesa el país.

La primera tributaria de este Gobierno Nacional no solo fue abultadísima, sino bastante regresiva a la que no se le ha pasado la cuenta de cobro de que la economía -desde el sector privado- esté en franca recesión, pero el argumento más contundente es que la actual administración, a los casi dos años de mandato, no tiene nada que mostrar en obras de infraestructura, no es competitiva, no despegan las reformas y el país está sumido en una ola de violencia y alteración del orden público sin precedentes en la historia reciente.

El panorama de las reformas presentadas al Congreso de la República no es el mejor; la laboral está casi muerta para este año; la de la salud ha encontrado más obstáculos que vías de aprobación, y la pensional, que es la más avanzada, no da muestras de materializarse antes de que 2024 llegue a su final, y si a este panorama en el Congreso se le suma una tributaria antiempresa y con más impuestos, el país político se va a crispar en la antesala de las elecciones, tal como sucedió en tiempos de las grandes marchas cuando el gobierno actual estaba en oposición.

La historia dicta que los gobiernos de turno presenten una reforma tributaria cada año y que la cascada de impuestos caigan sobre los mismos de siempre: las empresas y los empleados formales; si esto se mantiene, el sector productivo entrará en un estado de quietud (calma chicha) difícil de recuperar en los años venideros; la diáspora de jóvenes profesionales y emprendedores se acentuará, y lo que es peor, el drama de la informalidad va a aumentar exponencialmente.

No hay mucha justificación de motivos para presentar una reforma tributaria cuando aún no se evalúa el real impacto de la anterior, que dicho sea de paso, ha tenido bastantes complicaciones en la revisión en la Corte. Ya el ministro Bonilla ha hablado por enésima vez de conformar otro comité de expertos, quienes siempre hablarán de las mismas cosas, pero siempre terminan pagando más impuestos las empresas y a quienes se les retiene en la fuente de sus ingresos, mientras la informalidad sigue enriqueciéndose parasitariamente de quienes pagan impuestos.

Un presupuesto general de la Nación superior a los $550 billones, como se estima para 2025 tendrá un tufo electoral, pues no es secreto que esta campaña presidencial se va a anticipar más de los normal y los políticos de hoy que están en el Gobierno Nacional quieren cabalgar sus campañas montados en los subsidios, no en la generación de empleo formal ni en el estímulo necesario para formar empresas que paguen impuestos.

Es un hecho que la nueva reforma tributaria, así venga recomendada por expertos, no es oportuna y el argumento de la regla fiscal, las calificadoras de riesgo y el déficit, no serán de peso, pues el Gobierno Nacional no ahorra, gasta el dinero en subsidios generales no focalizados y los ministerios no tiene nada que mostrar, no ejecutan, no administran, no logran avanzar en sus ideas de mejoramiento del país. Más impuestos a las empresas y a los empalados sería la gota que rebosa la copa ante un Gobierno Nacional que no pone su grano de arena en materia de manejo económico con crecimientos de la economía cercanos a cero o negativos.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/04/2024 El peor trimestre en los últimos 15 años

La venta de vivienda e inicios de obras en el sector de la construcción van de mal en peor; Camacol ya lanzó alertas sobre la situación, pero el Gobierno Nacional y sector bancario no copiaron la realidad de las cosas

Editorial 17/04/2024 Con el peor dato de inflación y crecimiento

La economía colombiana no va bien y, peor aún, se percibe la inseguridad que reina en todos los rincones del país, el crecimiento del PIB para 2024 será de 1,1% y la inflación de 6,4%

Editorial 16/04/2024 El problema del agua es más de oferta y previsión

Colombia puede estar a semanas de cerrar un círculo trágico en donde se junten varias crisis sistémicas: agua, electricidad, salud y mala movilidad (a la que nos acostumbramos)