.
EDITORIAL

¿Luego no se pedía a gritos la tributaria?

viernes, 25 de noviembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Se acentúa la bipolaridad tributaria, todos piden mejorar las cargas de los impuestos, pero cuando se proponen al congreso se les olvidan sus palabras.

 

Hace unos meses, la conciencia era general entre los distintos sectores gremiales, económicos, académicos y políticos, acerca de la necesidad de realizar una reforma tributaria con carácter estructural con visión de corto y largo plazo, para compensar la caída de los ingresos petroleros externos y para corregir iniquidades y filtraciones del sistema tributario. No había declaración de asamblea gremial y investigación académica que excluyera el tema de las prioridades e incluso hubo acusaciones al Gobierno por haber demorado más de la cuenta su presentación al Congreso en aras del proceso de paz con las Farc. Los medios de comunicación fueron literalmente acosados para presionar el Gobierno en ese sentido.

¿Y ahora qué ha pasado? Además de marchas promovidas por políticos, no hay asociación que no esté cuestionando el proyecto presentado a consideración del legislativo alegando que es perjudicial para sus intereses. Incluso, sorprendentemente, por primera vez en la historia moderna, la Iglesia Católica critica la iniciativa porque golpea su labor social y reclama como cualquier partido político que “es paradójico que pongan a pagar impuestos a las Iglesias mientras otorgan exenciones y privilegios a los más ricos”.

Hay que reclamar coherencia y seriedad a los distintos sectores, mucha responsabilidad al Congreso y al Gobierno en el tratamiento de un tema tan sensible desde el punto de vista social y económico y tan rentable para algunos en lo político.

El supuesto compromiso en favor de enfrentar las dificultades fiscales del país por parte de distintos agentes que tenían esta premisa: que el sacrificio lo hagan los demás. No se entiende que gremios como la Andi digan  que sus afiliados van a quedar peor que antes pues no se compensa la reducción en la tarifa de renta con el gravamen a los dividendos y que un aumento en al IVA de tres puntos es insuficiente para atender las necesidades de gasto público.

El desfile de reclamos con objetivo similar es muy largo. Los comerciantes se oponen al IVA y le encuentran reparos al monotributo sobre los pequeños negocios que se pretenden formalizar, los hoteleros advierten que les incumplen porque se corrige parcialmente una exención del 100% que tenían a 30 años, los constructores dicen que se va a acabar la vivienda social porque se pretende acabar un “estímulo” que tenían hace años; las zonas francas, que han tenido una tarifa de renta por debajo de 50% de la de otros sectores lanzan un S.O.S. por aumento en la tasa; restaurantes y bares están disgustados porque acaban algunas devoluciones de IVA y quieren seguir con esa gabela y que sus clientes carguen con todo el impuestos; la banca se siente golpeada con la reforma y se declara en favor de sus clientes a quienes cobra una tasa de interés de más de 4 veces la tasa de inflación y desde el Gobierno se hace cabildeo contra un impuesto mínimo a las operaciones electrónicas. Un mar de contradicciones.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 17/07/2024 Los temores sobre las nuevas pensiones

Ahora el nuevo régimen pensional colombiano está en manos del poder jurídico, todos los tribunales seguramente le darán forma a uno de los cambios más radicales del Gobierno

Editorial 16/07/2024 Sin ahorro no se puede hablar de otra tributaria

Yerra el Gobierno cuando comienza a hablar de una nueva reforma tributaria, pero no pone de su parte con ahorro, ejecución, y lo más importante, la eficiencia en el gasto público

Editorial 15/07/2024 Los beneficios tributarios en la reactivación

El Gobierno está metido en un inédito problema de caja y además tiene el imperativo de presentar un plan de reactivación con unos beneficios tributarios ¿quién va a pagar todo?