.
EDITORIAL Los populismos económicos más perversos
jueves, 13 de junio de 2019

El proyecto de ley que busca eliminar las cuotas de manejo es populista y se basa en el desconocimiento de los cuentahabientes que no saben por qué existen esos costos

Editorial


En la política latinoamericana, en donde abundan los líderes populistas, no hay nada más rentable o que les deje más dividendos electorales que trabajar por las causas de la economía del bolsillo o las finanzas personales y, en ese orden de ideas, nada mejor que pelear contra los bancos y el sistema financiero que lo engloba; y en línea directa por los altos costos que sobran por prestar dinero o brindar servicios en una economía doméstica cada vez más bancarizada de la mano de las nuevas tecnologías que necesitan de una cuenta de ahorros, un saldo o una tarjeta de crédito y un cupo para poder acceder a los caminos que conducen a la Cuarta Revolución Industrial. Colombia no es un territorio blindado contra las tesis populistas emprendidas contra el sistema financiero y el papel de los bancos, entidades que no son perfectas, pero que de alguna manera han sido fundamentales para tener un sistema de pagos eficiente que le ha permitido al país crecer bajo y sostenido por varias décadas. Por estos días se debate en el Congreso de la República el proyecto de ley 050 de 2018, que busca eliminar costos bancarios como las cuotas de manejo en cuentas de ahorro, tarjetas de crédito y débito, iniciativa de algunos parlamentarios que no solamente ha sonado las alarmas sobre la rentabilidad del negocio bancario, sino sobre los servicios que prestan los bancos inherentes a esos costos. Por principio periodístico o ético, siempre hay que ver las cosas desde todos los costados para poder analizar una situación. Tal y como se presenta, es aceptable y justificado que los bancos eliminen las cuotas de manejo porque esas instituciones ganan “mucho dinero” y esos costos, aparentemente menores, son muy representativos para los cuentahabientes de menores saldos o para quienes solo tienen una cuenta en el sistema financiero para recibir su pago de nómina. Más allá de esos argumentos, parientes a los de las consultas populares que preguntan ¿quiere minería o agua?, es bueno precisar por qué cobran los bancos las cuotas de manejo y qué pasaría si estas simplemente se desaparecen por ley. Es más: ¿qué estaría dispuesto a pagar un cuentahabiente para mejorar el servicio? No siempre los bancos son los malos del paseo y este caso es una de esas situaciones.
Esos cobros están asociados a los costos de los productos y servicios que prestan; el primer riesgo que tiene la eliminación de las comisiones sería de alrededor de $3,1 billones, de los cuales, $1 billón no serían percibidos por concepto de impuesto de renta, lo que abriría un hueco fiscal. El monto total podría ser mayor si se tiene en la cuenta el PIB de 2019 de donde se esfumarían 0,64 puntos básicos, por lo que crecería a 2,6%. Otro riesgo es que 1,8 millones de personas saldrían del sistema financiero y el nivel de inclusión financiera nacional puede caer a 74%. Habría una caída en las tarjetas de crédito, de 15,2 millones de plásticos, 3,5 millones son marca propia, a las cuales se suman las tarjetas que cubren a las personas que ganan menos de dos salarios mínimos, por lo que calculan que se afectará la viabilidad de seis millones de plásticos. Son solo algunas consecuencias de una iniciativa populista que si se les consultara a los usuarios sería distinta, pues en un mundo tecnológico y bancarizado muchos estarían dispuestos a pagar más servicios para tener una buena tarjeta que lo saque de apuros y le permita acceder al consumo necesario.

MÁS DE EDITORIAL

EDITORIAL 19/06/2021 Algunos congresistas irresponsables

La legislatura que termina se ensaña contra la actividad empresarial e iniciativas como jornada laboral, etiquetas y licencias tienen un costo que perjudica los nuevos empleos

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

editorial 17/06/2021 El camino que demarca el marco fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé que el PIB crecerá 6% este año y 4,3% en 2022, al tiempo que espera petróleo a US$63, dólar a $3.667 y una inflación de 3% y 2,8%, respectivamente

MÁS EDITORIAL