miércoles, 19 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los ministros del Interior y de Hacienda se han convertido en revelaciones del gabinete al sacar proyectos cruciales

Los ministros del Interior y de Hacienda se han convertido en revelaciones del gabinete al sacar proyectos cruciales

 
Al ministro de Interior, Fernando Carrillo, le tocó apagar el incendio generado por la caída del proyecto de ley que buscaba reformar la justicia durante el segundo semestre del año que ya termina, suceso en el que resultó quemado su antecesor Juan Carlos Esguerra y que alcanzó a chamuscar a su colega de Vivienda, Germán Vargas Lleras. Muy pocos apostaban en el mundillo político por la buena gestión del ministro entrante y quien fuese jefe de la cartera de Justicia de César Gaviria, durante la guerra contra el narcotráfico en la década de los noventas. Al lado del nuevo Mininterior, ha trabajado desde agosto pasado en el frente de la Hacienda, Mauricio Cárdenas, uno de los muy pocos colombianos que en el último par de siglos ha ocupado tres ministerios diferentes. A Cárdenas le correspondió resucitar la reforma tributaria que a su antecesor, Juan Carlos Echeverry, se le había embolatado, además de lograr uno de los hechos más importantes para la economía de bolsillo de los últimos años: bajar el galón de la gasolina para el próximo enero en unos $600, una cifra que afectará notablemente el costo de vida proyectado en 3%.
 
Los resultados de la gestión legislativa del segundo semestre han sorprendido hasta a los más escépticos y con creces sacaron adelante proyectos de ley importantes para las reformas económicas y cruciales para el bienestar de los colombianos. Carrillo ha sido toda una sorpresa en el manejo político y Cárdenas por fin está robusteciéndose en lo político y trascendiendo de lo meramente técnico. En esos dos ministros, la administración Santos tiene las piedras angulares del remate de su gestión, labores a las que se puede sumar el jefe de la cartera de Comercio Exterior, Sergio Díaz-Granados, quien sigue siendo el mejor calificado por los empresarios. Tampoco puede pasar desapercibida la gestión de Juan Ricardo Ortega, el director de la Dian, quien no solamente ha sobrepasado la meta de impuestos, sino que le está dando el esquivo carácter técnico de esa entidad antes capturada por la corrupción de muchos de sus funcionarios.
 
Sacar adelante la reforma tributaria presentada por el Gobierno en medio de un Congreso con apetitos burocráticos y económicos no fue fácil; es por ello que destacar la labor profesional de Carrillo, Cárdenas y Ortega es un deber con ellos, no solo porque hicieron una buena gestión este año en lo político y tributario, sino porque blindaron la reforma de los típicos intereses de senadores y representantes acostumbrados a tejer en cada reforma nuevas piezas de intereses particulares del que está hecho el sistema tributario colombiano, que bien amerita la llamada reforma estructural que nos vuelva un país más competitivo en este frente.
 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/09/2020 Más impuestos, el punto es cómo y cuándo vienen

Anif y Fedesarrollo coinciden en que otra reforma tributaria es inevitable, la clave es cuándo y cómo se va a desarrollar, pero el momento político va a jugar siempre en contra

Editorial 17/09/2020 Descentralizar como fórmula para avanzar

La descentralización fue una de las mejores herencias de la constitución de 1991, pero poco a poco el gobierno central extiende sus poderes a las regiones, hasta en los POT

Editorial 16/09/2020 Lo primero a derrotar es la incertidumbre

La falta de certeza del valor que tendrán las variables económicas mañana forma una coyuntura negativa para tomar decisiones, la vacuna o el remedio está en manos del Gobierno

MÁS EDITORIAL