.
EDITORIAL Los deberes de Ecopetrol son muy grandes
jueves, 25 de agosto de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Los 65 años de Ecopetrol llegan en un momento crucial para la petrolera que se debate entre exigencias de accionistas y del Estado. 

La caída no calculada de los precios internacionales del petróleo que comenzó hace dos años ha tenido un efecto no solo sobre el mercado del crudo y de las materias primas en general, sino sobre la economía mundial que ha recibido el impacto de distinta forma: los países productores se han resentido en sus ingresos y finanzas públicas, en unos casos más que otros, en tanto que los importadores se han beneficiado por los menores pagos a realizar. Dado que el petróleo es utilizado en cerca de 70% en la industria del transporte, los menores precios han traído una especie de abaratamiento de los costos de la economía global que se expresa en una muy baja inflación y en consecuencia menores tasas de interés, al punto que se ha llegado a hablar de tasas negativas.

Sin embargo, dado que “en economía no hay almuerzo gratis”, uno de los damnificados con la bajas cotizaciones ha sido las empresas vinculadas al negocio en sus distintas fases, que han debido ajustar sus finanzas ante las pérdidas que ha causado la sobreoferta de crudo, razón principal de la caída en los precios, y que ha llevado a una disminución de la inversión, estimada en US$400.000 millones  solo el año pasado por aplazamiento de proyectos. Consecuentemente, las restricciones operativas internas se han hecho sentir en reestructuración de deudas, recorte de nómina de 200.000 trabajadores y renegociación de contratos con proveedores. 

Ecopetrol no podía ser la excepción y sus datos y resultados lo demuestran. Las pérdidas alcanzaron el año anterior $3,9 billones y en este año da bajas utilidades, luego de varios años de haber sido la “vaca lechera” a la que los gobiernos recurrían para mantener su gastos y ahora el panorama es muy distinto. Solo para recordar la importancia pasada, la empresa aportó en una década entre regalías, impuestos y dividendos la nada despreciable cifra de $160 billones y las regiones recibieron $57 billones.

Aunque esté en un período de ajuste y de caída en sus ingresos y utilidades, la empresa sigue siendo estratégica pues el futuro petrolero del país depende en muy buena parte de lo que haga y pase con la compañía, pues hoy alrededor de 80% del crudo que se produce tiene que ver con Ecopetrol, ya sea en forma directa o a través de asociados y contratistas. La responsabilidad de la empresa, su administración y junta directiva va mucho más allá de repartir dividendos o aportarle plata al gobierno de turno, sino que su compromiso es con el país y esa ruta debe ser la prioridad.

No es exagerado decir que es un tema de seguridad nacional, que incluye mucho más que un recorte de los gastos de administración o en proyectos no focalizados en el centro del negocio. Los resultados financieros no son los mejores, pero podrían ser peores dada la situación internacional. La preocupación debe centrarse en su futuro, ligado a los trabajos de exploración, cuyo balance no es bueno.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/06/2021 Las protestas y la “teoría de las ventanas rotas”

Lo que ocurre en Puerto Rellena en Cali, Los Héroes y el Portal Las Américas en Bogotá pueden sustentar la idea de que el caos urbano trae más caos y habilita la violencia

Editorial 24/06/2021 El trabajo por horas y la jornada laboral

En lugar de meterse en la costosa reducción de la jornada laboral semanal, el Congreso debería apurar la legislación del trabajo por horas que convence más a los jóvenes

Editorial 23/06/2021 ¿Por qué es tan difícil vender activos estatales?

Año tras año, los Ministros de Hacienda ponen como meta salir de activos en manos del Estado, producto de procesos legales, pero estos nunca se pueden llevar a subastas

MÁS EDITORIAL