lunes, 21 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La claridad y la independencia de quienes tomen la decisión deben ser totales para el bien empresarial e industrial

Los tiempos han cambiado para la economía y sus sectores productivos, en particular para la industria y la agricultura, pues las condiciones de hoy son muy distintas a las del pasado, no solo desde el punto de vista de su importancia relativa en el PIB, sino en la idea de lo que deben ser pues la globalización ha introducido nuevos elementos que no se pueden desconocer, ni aquí ni en el resto del mundo.

De una economía cerrada hasta hace dos décadas en la que la protección arancelaria y paraarancelaria eran instrumentos determinantes para el crecimiento y el desarrollo, se ha pasado a un modelo en el que la libertad de los mercados y la competitividad son esencia de la agenda de los empresarios y de quienes tienen a su cargo el diseño de los instrumentos de política económica general y sectorial. En ese orden, reviste una gran importancia la decisión que están próximos a tomar los empresarios que conforman el gremio más importante, la Asociación Nacional de Empresarios, Andi, quienes deberán definir el nombre que dirigirá los destinos de la asociación.

Los empresarios necesitan un interlocutor con visión amplia, moderna y pensamiento que trasciende el corto plazo o una coyuntura electoral. Esto no solo tiene validez desde el punto de vista político, sino de la filosofía que debe orientar la actividad empresarial, en el entendido que así como hoy es muy distinta la discusión sobre el rumbo de la industria frente al pasado, el futuro tendrá nuevos elementos de debate que se deben tener en cuenta.

Un segundo elemento a considerar es la necesidad de trascender el ámbito local en el manejo de las relaciones empresariales. Sin desconocer la importancia del mercado interno que ha predominado en la visión gremial, las opciones de desarrollo están ligadas a lo que pasa en el mundo y no solo desde el punto del vista del intercambio, sino de instrumentos como las alianzas y movimientos de inversión. En este sentido, los TLC presentan una visión limitada que debe ampliarse a los factores productivos.

El presidente del gremio debe tener claridad acerca de la responsabilidad social, que supere la idea de colaboración sin contraprestación, al igual que el necesario equilibrio social que implica un modelo de protección hacia un sector económico en particular en detrimento del interés colectivo, muchas veces utilizado como instrumento de negociación alegando la generación de empleo o el simple pago de impuestos.

Finalmente, la experiencia internacional muestra que el poder de la competitividad es un concepto regional y en este sentido su presidente deben enfocarse en atender las oportunidades que brinda el país en sus distintas zonas, antes que la visión centralista que está ganando espacio, contraria a la tendencia del mundo moderno.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/10/2020 Adelantar la prima navideña es inapropiado

La propuesta de anticipar para noviembre la prima salarial que algunos trabajadores reciben en navidad no es apropiada porque socava el ahorro para convertirlo en consumo

Editorial 29/10/2020 Adelantar la prima navideña es inapropiado

La propuesta de anticipar para noviembre la prima salarial que algunos trabajadores reciben en navidad no es apropiada porque socava el ahorro para convertirlo en consumo

Editorial 28/10/2020 Los negocios urbanísticos que se vienen

El teletrabajo no solo llegó para quedarse, sino que rediseñará el espacio de los hogares, al tiempo que le impondrá retos al urbanismo, como es desarrollar las ciudades de 15 minutos

MÁS EDITORIAL