.
EDITORIAL Las apuestas por un año bien malo de crecimiento
sábado, 18 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El miércoles se conocerá el crecimiento del año pasado y todos los analistas hablan de un dato raquítico que muestra un 2016 mediocre

 

El próximo miércoles se conocerá la cifra de crecimiento del año pasado y las apuestas son bastante bajas. Obviamente, el más optimista es el Gobierno y todas las instituciones satélites o dentro de su radar, empezando por el Ministerio de Hacienda que promete 2% de PIB en 2016 totalizado; el Banco de la República considera que será del orden de 2% y el Departamento Nacional de Planeación que en distintas exposiciones muestra una cifra de 2%. Y esos son los más optimistas con el crecimiento del PIB colombiano, quienes ven las cosas más o menos bien en un entorno de crecimiento mundial bastante bajo; no obstante, si nos comparamos con algunos países de la región ese 2% que espera la administración nacional es de los mejores, pues en los países de la Alianza del Pacífico las cosas también son raquíticas, exceptuando el caso de Perú que creció por encima de 3,4% en 2016. Los otros del bloque económico, como México, han asegurado porcentajes para su PIB menores a esa cifra. Pero para el caso colombiano, si el Gobierno Nacional muestra la cara más optimista, hay otras apuestas como las de la banca y los organismos internacionales: para JP Morgan, Colombia sólo llegará a 1,7%; a los ojos del Fondo Monetario Internacional será de 1,9% y la Cepal se apunta más a un porcentaje similar al del Gobierno colombiano de 2%. El otro bloque de pronosticadores, que son algunas entidades del sector financiero local hablan de 1,8%, dato de Bancolombia; 2% del Bbva; 1,7% de Citibank y de 1,9% de Corficolombiana. Brillan por su ausencia las universidades que se han ido desdibujando en el mapa de los estudios macroeconómicos. Las principales alma mater del país que cuentan con tradicionales escuelas de economía han dejado de hacer proyecciones coyunturales, dejando un vacío que se nota máxime si se compara con otros países en donde la universidad manda la parada en temas macro. Del lado de los centros de investigación, Anif, es el más pesimista con 1,8%, contrario a Fedesarrollo que es un poco más optimista con 1,9%. Al final lo más importante es que hay un buen portafolio de datos que sirven de insumo para que las empresas puedan cerrar sus informes del año pasado y pueden jugarse en la credibilidad de algunas de las fuentes. Reiteramos que un crecimiento económico de 1,9%, tal como lo dicta el promedio, es bastante raquítico, no solo si se compara con el comportamiento de la región, sino a la luz de las necesidades de generación de empleo formal que necesita el país. No todo puede medirse con las cifras que muestran el PIB, pero es el termómetro universalizado para saber cómo va una economía. El manejo de la inflación es más micro y se siente mes a mes, pero es el PIB el que habla del crecimiento del conjunto de actividades. No habrá mucha sorpresa el próximo miércoles y por fin sabremos lo que fue 2016, un año de mucha incertidumbre que tuvo uno de los peores datos de crecimiento de los últimos años.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

Editorial 27/07/2021 Su nombre lo dice "planeación nacional"

Para los seguidores de los asuntos económicos el Departamento Nacional de Planeación es un ministerio más, pero para los técnicos debe ser la entidad que planee la Colombia del futuro

Editorial 26/07/2021 El rumbo de la economía al final del séptimo mes

La cara del año empieza a cambiar y hay razones para ser más optimistas que en los siete meses anteriores a agosto, la vacunación siembra esperanza de la normalidad deseada

MÁS EDITORIAL