.
EDITORIAL

La realidad del dólar Petro al dólar a $5.000

lunes, 3 de octubre de 2022

En 60 días del cambio de gobierno, el peso se ha devaluado 6%, la última vez que el dólar estuvo por debajo de $4.000 fue el viernes antes de la segunda vuelta presidencial

Editorial

El último trimestre del año comenzó con pésimas noticias para la economía: la Junta Directiva del Banco de la República volvió a encarecer el dinero con una tasa de 10%; la variación de precios al consumidor no se estabiliza y la inflación pasará de largo de 12%, y lo que no es menor, un dólar puede costar en muy poco tiempo $5.000.

Es una situación bien complicada si se suma el triste pronóstico del Emisor sobre el crecimiento del PIB para 2023: 0,7%, una cifra que seguramente será menor y la economía colombiana lo más probable es que esté en rojo si no se hacen los correctivos necesarios que la impulsen. Al final, ojalá, sin burlas ni chistes, no decrezca, haciendo alusión a los argumentos de la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, pues una economía en rojo destruye valor, disminuye el recaudo y condena a más generaciones a vivir sin trabajo, o lo que es peor, de los subsidios del Gobierno.

Desde el 20 de junio, fecha de la segunda vuelta electoral, cuando se conoció el nombre de Gustavo Petro como presidente, el peso se ha devaluado 6,7%, y si se toma desde el 7 de agosto cuando se posesionó en la Casa de Nariño, 5,8%. La última vez se experimentó un dólar por debajo de $4.000 fue el viernes antes de las elecciones en junio pasado al alcanzar $3.900. Antes de que el actual Presidente llegara a ese máximo cargo, mucho se especulaba y se atemorizaba con el “dólar Petro”, una cifra sacada del sombrero pero nunca superior a $5.000. Hoy ese número es bien probable, quizá más por factores externos que por el mercado local, que infortunadamente también aporta a la ya preocupante devaluación.

Las externalidades que llevan a que el peso sea una de las monedas más devaluadas son muchas: el alza de tasas de interés en Estados Unidos es la de mayor peso. No en vano por primera vez en la historia del euro un dólar vale más dando por muerta una paridad; lo mismo sucede con la libra esterlina que ha sido asediada por los especuladores internacionales de monedas.

El peso sigue debilitándose gracias a las polémicas decisiones de la Junta Directiva del Banco de la República, que subió la tasas a 10%, pero logró que el dólar llegara a $4.590. La moneda colombiana comienza el último trimestre del año como la segunda peor del mundo entre más de 140 monedas seguidas por Bloomberg, registrando una caída de hasta 1,2% a $4.583 por dólar, mientras que las tasas swap a dos años cayeron 32 puntos básicos, la mayor caída desde julio.

No se puede negar que otras externalidades como el precio del petróleo, la guerra en Ucrania y la dolarización de facto de Venezuela y oficial en Ecuador y Panamá, también influyen en el apetito por dólares en el mercado colombiano, como un refugio seguro si las cosas se complican. La inflación al alza igual afecta porque está subiendo demasiado (los precios al consumidor crecen al ritmo más rápido en 23 años) y la demanda de bienes puede estar dominando la oferta y el peso pierde valor cada día.

El problema es que quizá no haya “dólar Petro”, pero sí desidia de las autoridades económicas por la suerte que tome el dólar, que no es otra que seguir subiendo. Lo peor es que hay pláceme entre algunos exportadores que solo compiten con tasa de cambio, muy a pesar de comprar insumos en dólares. Un dólar a $5.000 prematuro no ayuda a nadie, ni siquiera a los grandes exportadores.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 06/12/2022 Dramática alza en los precios de los alimentos

La inflación está cerca de 13% a un mes de terminar el año, pero el incremento del costo de los alimentos es alarmante: 27%, sin que nadie haga nada para evitar que sigan subiendo

Editorial 05/12/2022 La inflación no baja sola, hay que hacer algo

El Gobierno Nacional no ha dicho ni hecho nada concreto sobre la variación de precios, si no fuera por las lluvias que han ayudado a siembras y cosechas, la inflación sería más alta

Editorial 03/12/2022 De los mejores días cafeteros a la incertidumbre

Los cafeteros se suman a la ola de cambios en gremios en uno de sus mejores momentos y se vuelcan a la incertidumbre que cambiará para siempre el orgullo de la economía

MÁS EDITORIAL