.
EDITORIAL

La ilusión del petróleo a buenos precios

viernes, 12 de enero de 2018

Lo bueno no es que suba el barril, lo bueno sería que el país hubiese sustituido en buena parte la dependencia del crudo y de otros commodities.

Editorial

El año que comienza le trajo a las arcas nacionales un enorme respiro con el precio del petróleo a niveles no alcanzados desde hacía varios años. El barril de crudo se cotiza en los mercados internacionales a US$69, una cifra por encima de las estimadas por el Gobierno Nacional en el Marco Fiscal de Mediano Plazo y por las proyectadas en los ingresos de Ecopetrol, ambas estimadas en US$60. Sin duda es una gran noticia económica, pues para nadie es un secreto que esta materia prima sigue siendo la espina dorsal de los ingresos.

Desde agosto de 2014 los precios internacionales cayeron hasta niveles muy bajos, descuadrando la caja del Gobierno y por vía directa mermando la capacidad de inversión. Esa caída en los ingresos se convirtió en el gran dolor de cabeza para nuestra economía, pues tuvo que revisar a la baja no solo el presupuesto general, sino los porcentajes de crecimiento económico para estos años. Fue un suceso trágico para la economía, que se ha sabido sortear con cierto grado de efectividad por parte de las autoridades económicas. No obstante, el episodio sirvió para demostrar que el país económico estuvo bajo el impacto de la llamada enfermedad holandesa durante el último boom petrolero registrado, entre 2002 y bien entrada la segunda década de este siglo, que en silencio ya ajusta sus primeros 18 años.

Dos cosas para tener en cuenta: la caída de los precios del petróleo no fue “tan” trágica para Colombia, como sucedió en otros países emergentes; aquí se ha sabido -hasta ahora- sortear la situación, evitando que esta tragedia se convierta en la punta del iceberg de una nueva crisis económica bien prolongada. Segundo, la estructura económica del país sigue siendo “petróleo dependiente”; aún las arcas nacionales derivan su máximo sustento de las exportaciones de crudo y mantenemos una peligrosa dependencia de este producto cambiante. No hay a la vista un plan bien estructurado y creíble del Gobierno Nacional para sustituir esta dependencia crónica. En conclusión, seguimos presos de una economía nerviosa por el petróleo, ajustada por los vaivenes de los precios del Brent y el WTI.

El panorama petrolero de hoy debe mirarse desde esta dos ópticas: el precio del barril de petróleo hace un año era de US$52,25, mientras que el precio de las últimas jornadas es de US$63,93; esa diferencia de US$10 es la que está marcando el cambio de rumbo de los ingresos que se espera se mantenga a los largo de 2018.

Es el precio más alto en los últimos tres años y tiene que ver con la caída en los inventarios de crudo de Estados Unidos en 4,9 millones de barriles y con el compromiso de la Opep con los recortes de producción. Si bien son razones políticamente poderosas, el país nada puede hacer para que las condiciones se mantengan en el tiempo. Este nuevo año viene con abundancia para el sector petrolero que había pasado un largo periodo de vacas flacas, situación que le pasó la cuenta al crecimiento del país. Ahora el balón esta en manos de las firmas petroleras que deberán empezar a reactivar sus perforaciones y ojalá que esa meta sicológica de producción de un millón de barriles al día se sostenga para bien de los inversionistas y más aún de las arcas nacionales. Siempre saltará el tema de cómo hacer para no depender más de este ajuste para arriba del petróleo, pero ese será un buen asunto de campaña presidencial.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 26/02/2024 La economía puede sentir la inseguridad

Colombia no solo percibe, sino que siente la ola de crímenes que estremecen al grueso de los pueblos y ciudades; sino se hace algo estructural, la situación se suma a la recesión

Editorial 24/02/2024 Los dos años de la invasión rusa a Ucrania

El conflicto entre rusos y ucranianos no solo puso a los drones en la escena militar, sino también la extrema prudencia de Europa y los mismos EE.UU. de atizar una fase atómica

Editorial 23/02/2024 Los indicios que dejan ver una nueva economía

Pasan desapercibidas en el trasegar informativo las noticias de la economía que llegan del frente tecnológico; Nvidia es una de esas empresas que apuntan a trasformar todo