.
EDITORIAL

La hora de los presupuestos de 2018

lunes, 11 de septiembre de 2017

Los relojes económicos están todos listos para tomar de ellos los indicadores económicos clave para hacer bien las cuentas del año que se viene

Editorial

Tradicionalmente las empresas y los gobiernos hacen sus presupuestos anuales en septiembre, y este año no será diferente. Esta semana se completa la primera quincena de este noveno mes del año y ya se conocen los indicadores fundamentales para la economía colombiana y las principales proyecciones realizadas por los centros de pensamiento, las universidades, la banca tradicional y la banca multilateral. Estos relojes económicos nos permiten navegar en el mañana, con base en la situación actual de la economía y nos ofrecen la información necesaria para predecir o prospectar tendencias y comportamientos de los ciclos, para saber con bastante aproximación si la economía doméstica se está expandiendo o se está contrayendo. Colombia atraviesa por un cambio de época, más que por una época de cambio, y es determinante saber interpretar o relacionar los indicadores fundamentales para actuar de forma anticipada. Los principales indicadores económicos para hacer un buen presupuesto son los tradicionales como el Producto
Interno Bruto, la variación de precios causada y estimada, las tasas de interés, el índice de desempleo, la balanza de pagos, riesgo país y otros que aportamos como los despachos de cemento, la venta de automóviles, el uso de tarjetas de crédito, y quizá el más importante, el ingreso de las familias. Cada economía tiene sus propios indicadores y fundamenta sus presupuestos en los clásicos o culturales. Por ejemplo, en Venezuela, el único a tener en cuenta es el precio del petróleo; en EE.UU. la tasa de desempleo; en España, construcción; en El Salvador, remesas, y en Chile, el precio de su producto estrella de exportación, el cobre.

En Colombia las cosas han ido cambiando y de la obsesión por el precio de la libra de café en Nueva York y Londres se pasó al valor del barril de WTI, pero después de las permanentes crisis cafeteras y la caída de los bienes primarios, el país está atendiendo más a otros relojes que están a la mano y afectan el consumo, que, dicho sea de paso, se convirtió en una de las locomotoras de la economía. La primera moraleja es que para hacer buenos presupuestos no hay que confiarse de lo que dice el PIB o la variación del IPC, mucho menos de las tasas de interés. Los indicadores que más están afectando la economía doméstica tienen que ver con el consumo de viviendas, de vehículos, la capacidad de pago de tarjetas de crédito, la rotación de cartera, entre otros calificados como menos técnicos. La economía de hoy tiene que ver con lo tradicional, café y petróleo, pero también con las expectativas del consumidor. Para tener en cuenta a la hora de hacer los presupuestos: el alza del PIB para este año se pronostica en 2% y el próximo en 3%. La inflación causada para 2017 puede llegar a 4,1% y en 2018 a 3,5%. El desempleo esperado para el año que se acaba será de 9,4% y el próximo 7,6%. La tasa de intervención del Emisor al sistema financiero tiende a la baja y está en 5,25% y se espera mantenga esa línea. El Gobierno hizo su presupuesto con un barril a US$55. Ahora bien, van los nuevos: el porcentaje de la cartera vencida dentro de la cartera total del sistema financiero está en 4,37%; las ventas de vehículos decrecen en 2,9%; el consumo de los hogares proyectado en 2017 será de 1,6%; y los despachos de cemento se mantendrán en cifras cercanas a las de hoy (-2,8%). Cada sector tiene sus propios indicadores que determinarán los prepuestos, lo importante es saber relacionarlos con los fundamentales.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales

Editorial 16/05/2024 ¡Un gran pacto nacional por el crecimiento!

La economía se aleja de la recesión, pero las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre son las peores desde el año de la pandemia, debe haber un pacto para mejorar