.
EDITORIAL

Hay que amortiguar el shock migratorio

miércoles, 20 de marzo de 2019

El más reciente informe de la Ocde asegura que La migración venezolana implica desafíos, pero también oportunidades para colombia, aunque solo se verán a mediano plazo

Editorial

La tesis de que Colombia podría sacar provecho de la crisis migratoria venezolana a mediano plazo tiene que empezar a trascender. No solo lo han dicho el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y más recientemente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), sino que diferentes académicos y expertos en el tema de refugiados han asegurado lo mismo. El profesor de Oxford, Alexander Betts, ha explicado que la situación de Zimbabue y Sudáfrica se parece a la de Venezuela y Colombia. El primero fue un país que, bajo el mandato de Robert Mugabe, sufrió de hiperinflación y carencia de servicios básicos, lo que generó el desplazamiento de 2 millones de personas a Sudáfrica, nación que aprovechó el momento y permitió a los foráneos trabajar en el mercado formal, generando beneficios a su economía.

Un nuevo documento de entes multilaterales vuelve a poner ejemplos y da recomendaciones de lo que debe hacer Colombia ante los más de 1,2 millones de migrantes venezolanos que están en el territorio nacional y cuyo efecto entre la sociedad no es el mejor, pues demandan atención en salud, alimentación y educación, sin contar con quienes piden un lugar en el mercado laboral.

Una migración económica es usualmente más lenta, pero en el caso de los venezolanos su ritmo es tan avasallante que ya es considerada una crisis de refugiados, siendo Colombia el mayor receptor de esos ciudadanos que huyen de un esquema fracasado. Tal como lo dice la Ocde, “tanto el tamaño sin precedentes del flujo migratorio como la rapidez del aumento implican desafíos sustanciales para los gobiernos central y locales de Colombia”.

La tarea no es fácil. En medio de un ambiente económico donde el Gobierno asegura que tiene un déficit alto y dio el ejecútese a una Ley de Financiamiento que a las calificadoras les parece insuficiente, uno de los retos es que Colombia logre flexibilizar su regla fiscal para evitar que un fuerte recorte del gasto ahonde la crisis humanitaria. El Gobierno debe reducir el déficit en 0,7% del PIB este año, lo que implica varios billones de pesos menos para atender problemas sociales.

El ministro Carrasquilla ya asomó esa posibilidad en la entrevista que concedió esta semana a Bloomberg, pues explicó que el modelo no es tan estricto y permite esa flexibilidad ante una caída inesperada en el precio del petróleo o eventos extraordinarios que comprometan la estabilidad macroeconómica.

Amortiguar el shock migratorio venezolano representaría para Colombia un costo fiscal anual que se estima en alrededor de 0,4% del PIB, un efecto que, según la Ocde, podría perdurar entre tres y cinco años. Pero una vez recibido el golpe, la migración inmersa en un mercado laboral formal implicaría mayor consumo, mayores ingresos fiscales y eso compensaría el impacto fiscal negativo inicial.

La Ocde indicó que entre 2015 y 2016 varios países de la UE recibieron una afluencia excepcional de refugiados que implicó gastos adicionales inesperados. Haciendo uso de las cláusulas de flexibilidad del marco fiscal, se concedió a varios un retraso en los compromisos de ajuste fiscal, que fueron desde 0,1% al 0,3% del PIB. Valdría la pena que Colombia se fije en estos ejemplos para pasar de una actitud quejumbrosa a la ejecución de políticas que saquen provecho de los millones de venezolanos que están viviendo en nuestro país.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/05/2024 ¿Qué va a pasar con el sistema de salud?

El retiro voluntario de Sura y Compensar, más la intervención de Sanitas por parte del Gobierno, configura la reinvención del sistema de salud, sin propuestas a la vista

Editorial 28/05/2024 Al país político le están poniendo la agenda

Ahora resulta -se empieza a percibir- que la gran necesidad de Colombia es una constituyente o un referendo, idea instalada por adoradores del poder y el dinero público

Editorial 27/05/2024 Palabras necias y muy tóxicas para la economía

Ningún funcionario del Gobierno debe usar ciertas palabras que tienen repercusiones en los mercados, hablar de cesación de pagos y emergencia económica son temas pesados