.
EDITORIAL

El valor compartido de Michael Porter

lunes, 8 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hay que rehacer el concepto de responsabilidad Empresarial basado en regalar dinero. Se trata de soluciones en equipo

Hay que rehacer el concepto de responsabilidad Empresarial basado en regalar dinero. Se trata de soluciones en equipo
 
Invitado por una de las más importantes empresas petroleras del país, visitó a Colombia Michael Porter, académico y experto como pocos en el mundo sobre las estrategias de competitividad, globalización de los mercados y la responsabilidad que deben tener los empresarios en la solución de los problemas sociales. Fue muy directo: el modelo de responsabilidad social empresarial está fallando porque es insostenible, no estimula la generación de riqueza y no soluciona los problemas sino que subsidia a determinados sectores y financia a entes como las fundaciones y las ONG. Sin embargo, no genera un sentido de pertenencia entre la gente que ve esa actitud empresarial como una especie de pago o recompensa por llevarse los recursos de una región o de un país. Lo mismo se puede decir de la filantropía.
 
No hay que confundirse: la riqueza no la producen los gobiernos, ni las fundaciones, sino las empresas. Con esa riqueza se genera bienestar porque entrega recursos a los demás agentes para que gasten, pero hay que garantizar que se siga reproduciendo el capital, como condición de mantener el progreso. Muchas compañías, en particular de la industria extractiva, creen que haciendo donaciones a las comunidades van a tener una licencia social para explotar los recursos y la realidad es que esto es una gran equivocación. Hay que replantear el esquema de responsabilidad social empresarial sustentado en el solo hecho de entregar dinero. Porter llama valor compartido al esquema que logra soluciones empresariales a problemas sociales.
 
La experiencia colombiana no ha sido el mejor. Las regalías que van a muchas regiones son gastadas sin criterios de eficiencia, fomentan las prácticas corruptas y tampoco han ayudado a derrotar la pobreza. Es triste por ejemplo notar que algunas regiones que reciben volúmenes muy grandes de dinero por transferencias tienen los más bajos niveles de cobertura en servicios públicos, educación y salud.
 
Plantear el tema es una discusión interesante, no solo académica, sino también como parte del modelo de desarrollo sectorial sobre bases concretas: la responsabilidad social empresarial va más allá del mero cumplimiento de la ley o a pregonar la generación de empleo, pues ambas cosas hacen parte del giro normal de los negocios. La responsabilidad social empresarial debe ser sostenible económica, social y ambiental. En particular en el tema económico debe ayudar a crear un esquema de prosperidad permanente y para lograrlo las empresas deben ir más allá de la entrega de aportes. 
 
La idea no es descalificar lo que se ha hecho hasta ahora, sino reconocer que es insuficiente y que requiere una mayor integridad, el valor compartido del que habla Michael Porter.
 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales

Editorial 16/05/2024 ¡Un gran pacto nacional por el crecimiento!

La economía se aleja de la recesión, pero las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre son las peores desde el año de la pandemia, debe haber un pacto para mejorar