.
EDITORIAL El momento más complejo de una economía débil
martes, 4 de mayo de 2021

El dinero no alcanza para cubrir las necesidades de millones de colombianos que cayeron en la pobreza durante la pandemia, menos aún para avanzar en inversión social

Editorial

La metamorfosis del momento más crítico de la economía colombiana comenzó con una bien intencionada acción de política pública fiscal, la propuesta de una ambiciosa reforma tributaria en medio de la pandemia, que mutó en protesta social transformada en vandalismo, lo que obligó al Gobierno Nacional a retirar el proyecto de ley desautorizando al Ministerio de Hacienda, que no tuvo más camino que renunciar en pleno.

Nunca antes en la historia reciente había ocurrido que el jefe de la economía, sus dos ministros y los inmediatos colaboradores se fueran por diferencias con una decisión del Ejecutivo. No era para menos, pero la renuncia no solo obliga a recomponer el cuadro de los generales de la economía, sino a repensar de dónde va a sacar dinero el Gobierno Nacional para atender los jinetes de una crisis económica de larga duración. Más de 21 millones de pobres, siete de ellos en pobreza extrema. Cerca de cuatro millones de desempleados y una tasa de desocupación joven que promedia 27% en las 13 principales capitales.

Una lenta recuperación del crecimiento que al final de cuarto mes del año no llega a terreno positivo manteniendo la recesión. Una deuda externa galopante que puede subir hasta 65% del PIB. Pero lo más grave del asunto es la caída de la tributaria, la no ejecución de reformas pendientes en lo pensional y laboral y los constantes cambios de reglas de juego para los inversionistas; todo esto ha hecho que las firmas calificadoras de riesgo y la banca multilateral posen sus ojos sobre el país y amenacen en revisar la calificación crediticia y quizá hacerle perder el grado de inversión. La situación económica es la más mala de la historia reciente y no solo requiere sensatez, responsabilidad y solidaridad, se necesita urgente liderazgo integral que permita construir una hoja de ruta nacional que brinde confianza hasta las próximas elecciones al Congreso y la Presidencia.

El Gobierno Nacional no solo ha sacrificado una reforma tributaria necesaria, pero mal planteada y en mal momento, sino también que entregará la cabeza del ministro más cualificado de su gabinete, Alberto Carrasquilla, un par de acciones que en medio del agite político por el que transita el país, ser insuficientes ante la voracidad de los caciques políticos regionales, los expresidentes duros de jubilar y la agitación social aupada por ideas populistas que se convierten en un cóctel de mal pronóstico a corto plazo.

Es un momento de grandeza, de concertación, de consenso y de construcción nacional y para ello se necesita abrir las puertas y ventanas de la Casa de Nariño y escuchar nuevas ideas, incluso de los mismos ministros y funcionarios, que han ido perdiendo protagonismo con el paso de los meses. Vivimos una época de cambio que se desprende de la pandemia; la gente necesita ver, oír y leer sobre los nuevos liderazgos máxime cuando se avecinan unas cruciales elecciones que determinarán el rumbo del país ad portas de la tercera década del siglo XXI.

Hay que hacer de esta crisis una oportunidad, que quizá sea un nuevo amanecer. La gente está cansada del encierro, la incertidumbre, la crisis sanitaria, la demora en las vacunas, pero sobre todo de la falta de liderazgo nacional, factores que sumado siembran la desesperanza que se respira en estos momentos. Nunca es tarde para volver a comenzar y barajar de nuevo el juego.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 06/05/2021 Las claves del liderazgo en tiempo de crisis

Hoy más que nunca el Gobierno debe ser multitasking, trabajar en varios frentes de crisis y hallarles soluciones, en pocas palabras demostrar su liderazgo político y económico

Editorial 05/05/2021 El enroque ministerial y tributario

El Gobierno movió al ministro de Comercio a Hacienda y ascendió al viceministro de la economía a jefe de la otrora cartera de Desarrollo y alfiler de unión con empresarios

Editorial 03/05/2021 ¡Concertar una tributaria solidaria!

Los niveles de pobreza generados por el virus más los rumores de una eventual pérdida del grado de inversión, obligan a los políticos a concertar impuestos solidarios y responsables

MÁS EDITORIAL