.
EDITORIAL

El actual sistema de salud puede entrar en pánico

viernes, 1 de diciembre de 2023

EPS con más afiliados

Foto: Gráfico LR

El tortuoso avance de la reforma a la salud se ha convertido en una autÉntica tortura para sus usuarios y para las empresas prestadoras que ven como se pasa a un limbo sin transición

Editorial

El Ministerio de Salud ha sido tremendamente irresponsable al no enviar mensajes de tranquilidad a los usuarios del sistema de salud, a las actuales empresas prestadoras de esos servicios, y por supuesto, a todos aquellos proveedores que derivan su sustento de este crucial sector para la economía. Es un hecho que la reforma ha sido negociada (o sensibilizada) en la Cámara de Representantes y que el articulado aprobado estará en pocas semanas en manos del Senado para luego ir a plenarias y a la necesaria conciliación; ya bien entrado el segundo semestre del año la Corte Constitucional será la encargada de revisarla al detalle.

Mientras eso ocurre, yerra el Gobierno Nacional en dar mensajes de tranquilidad a los usuarios del sistema de salud colombiano, agobiado por las deudas, asimetrías de funcionamiento y la amenaza constante de cambios estructurales a la fuerza. Es un hecho que los millones de usuarios de las llamadas EPS no están recibiendo con eficacia los medicamentos recetados, cosa que venía sucediendo con normalidad hasta hace pocos meses.

Ahora que está aprobada la eliminación de las EPS o convertidas en gestoras, uno de los puntos más polémicos, traducido en el Artículo 48 que transforma las EPS en gestoras de salud y vida en un período de dos años a través de un proceso de disolución, se acentúa un limbo corporativo, pues los socios y accionistas de las EPS no están en capacidad de soportar más pérdidas ni de aprobar más capitalizaciones con detrimento claro de su ejercicio empresarial; situación que bien debería haber previsto la cartera de Salud y la institucionalidad, pues han generado una coyuntura de sálvese quien pueda en un contexto de caos inminentes.

Reza el artículo que “las gestoras de salud y vida (entidades reemplazantes de las EPS) contribuirán a la gestión integral del riesgo en salud y operativo en el territorio de salud asignado”. Una nueva nacionalización de la salud con los graves problemas de eficiencia que ya se habían superado hace dos décadas, es una amenaza para los usuarios, máxime en un país con deficiencias en términos de salud pública, inseguridad, además de flagelos golpean a los colombianos más pobres.

Debe impedir, el Ministerio de Salud, previo trabajo en conjunto con el sector productivo, que el sector se convierta en un “sálvese quien pueda” y que la salud entre en un auténtico pánico que genere desorden en la economía. Claro que hay que mejorar el sistema de salud, haciendo la salvedad de que no hay que remplazar o arreglar lo que no se ha dañado, pero es el tono de la discusión y la ausencia total de diálogo con quienes habían desarrollado el sector, aprendido del negocio, asimilado la sociedad colombiana con todos sus problemas; no haberlos invitado a participar con su experiencia es un error craso, pues tendrán que volver a aprender.

¿Por qué no se involucró más a Sanitas, Sura o Nueva en la estructuración de la idea? ¿Qué entidades pueden saber más de pacientes, tratamientos y servicios que las EPS? Todo el historial de la salud de los colombianos puede echarse a perder porque el Ministerio y sus asesores han querido un borrón y cuenta nueva para administrar unos recursos de todos los colombianos trabajadores, que se han convertido en el objeto del deseo de unos políticos que se quieren atornillar en sus cargos, sin pensar en el bienestar de todos.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 27/02/2024 S.O.S. por las obras de infraestructura

El Túnel del Toyo y la Ruta caribe II, entre otras obras de infraestructura no se pueden parar porque el Gobierno de turno no ha hecho los números, el país no se puede detener

Editorial 26/02/2024 La economía puede sentir la inseguridad

Colombia no solo percibe, sino que siente la ola de crímenes que estremecen al grueso de los pueblos y ciudades; sino se hace algo estructural, la situación se suma a la recesión

Editorial 24/02/2024 Los dos años de la invasión rusa a Ucrania

El conflicto entre rusos y ucranianos no solo puso a los drones en la escena militar, sino también la extrema prudencia de Europa y los mismos EE.UU. de atizar una fase atómica