.
EDITORIAL

Devolución del IVA y la factura electrónica

jueves, 1 de noviembre de 2018

El aporte de la nueva tributaria es el impulso de la factura electrónica y devolución del IVA, ahora deben unir las dos cosas para avanzar en formalidad.

Editorial

La Ley de Financiamiento que ha presentado el Gobierno Nacional a consideración del Congreso de la República tiene varios puntos de gran avance impositivo y otros no tanto, o de desaprovechamiento de una oportunidad para modernizar el sistema de tributos. Lo primero tiene que ver la reducción escalonada del IVA, que pasará del actual 19% que solo duró año y medio para bajar a 18% durante el próximo año y a 17% en 2020. Si las matemáticas del Ministerio de Hacienda no fallan, el próximo año recogerá por este concepto $11,35 billones y otros $12,05 billones en el siguiente. Las cifras saltan a primera vista y hablan por sí solas, diciendo que las arcas nacionales se nutren básicamente del impuesto a las ventas. Este recaudo aumentará de los $37 billones de 2017 para casi $50 billones en los próximos dos años. Tiene sentido bajar el IVA pero aumentar el número de bienes y servicios sujetos a pagar este tributo, que, dicho sea de paso, es el más democrático de todos, pues todos pagan, no solo la clase media sino las menos favorecidas.
Más productos y servicios y menos tasa de IVA sería el mantra de esta primera reforma tributaria de Duque. Pero hay un gran avance de cara al sistema de recaudo y es que se va a devolver el IVA a las clases socioeconómicas más débiles. Esa devolución es un nuevo aporte que debe ir subiendo en la pirámide tributaria pues el IVA no solo debe devolverse a los estratos unos, dos o tres (450.000 familias), sino a otros contribuyentes que han llevado la carga tributaria durante varias décadas. Hay que tener en cuenta que el IVA no solo es el impuesto más exitoso e término de montos recaudados, sino que es el más democrático en función del consumo, no de los ingresos netos. Lo que debe hacer el Congreso ahora es forzar a que ese IVA se devuelva a los consumidores vía sistema financiero contra la factura. No puede ser adelantado como se ha planteado porque corre el riesgo de convertirse en un subsidio lo que sería una suerte de “sisbenización del IVA”.

La devolución del IVA debe ser una lucha nacional para todos los estratos y segmentando productos y servicios; por ejemplo para alimentos locales, no importados para ayudar a la producción doméstica . Las autoridades ya abrieron la puerta a esa Caja de Pandora que es la devolución de impuestos, cosa que, si funciona, sería el mejor incentivo para mejorar el sistema tributario nacional. Pero toda esta idea tiene una maravillosa herramienta para hacerse realidad y es la factura electrónica que obliga a los comercios a formalizarse, pues será el comprador o el consumidor quien le pida la factura electrónica al vendedor para hacer de este procedimiento un ejecutable. Tiene mucho sentido que 80% de los bienes y servicios paguen IVA de 18%, pero con la posibilidad de una devolución, eso sería más disruptivo y debería desarrollarlo el Congreso. Lo que no debe ponerse a andar es que la devolución del IVA sea anticipada, ya que este gesto se convertirá en un subsidio al consumo.

La devolución del IVA y la masificación de la factura electrónica son dos grandes avances de esta Ley de Financiamiento, que ojalá no salga manoseada por los congresistas. Al Gobierno no le queda una tarea distinta a socializar muy bien las bondades de su tributaria, que no es una panacea pero sí ayuda a mejorar lo existente, que sigue siendo muy malo.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/05/2024 ¿Qué va a pasar con el sistema de salud?

El retiro voluntario de Sura y Compensar, más la intervención de Sanitas por parte del Gobierno, configura la reinvención del sistema de salud, sin propuestas a la vista

Editorial 28/05/2024 Al país político le están poniendo la agenda

Ahora resulta -se empieza a percibir- que la gran necesidad de Colombia es una constituyente o un referendo, idea instalada por adoradores del poder y el dinero público

Editorial 27/05/2024 Palabras necias y muy tóxicas para la economía

Ningún funcionario del Gobierno debe usar ciertas palabras que tienen repercusiones en los mercados, hablar de cesación de pagos y emergencia económica son temas pesados