.
EDITORIAL Devaluación: “bueno es el cilantro, pero no tanto”
martes, 29 de septiembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ha llegado la hora de que las autoridades  envíen una señal de control a la veloz devaluación del peso que ya es inflacionaria.

Dice el adagio popular que “bueno es culantro, pero no tanto” o “buenoes el cilantro, pero no tanto”. Lo traemos a colación porque a la devaluación del peso frente al dólar se le está yendo la mano en términos de ajustes de precios. Ayer la moneda estadounidense sobrepasó los niveles históricos de $3.120 y se acentuó el diferencial de pesos por dólar, una situación que está causando una disparada inusual de la inflación, que este año estará por encima de las metas del Banco de la República que la había fijado en 4%. Esa es la cuota inicial de una discusión muy tensa que se avecina en ocho semana sobre cuál debe ser el monto ideal para la economía del alza del salario mínimo con esa expectativa de precios y más cuando los congresistas ya se ajustaron un 4% para el año en curso. 

Es un hecho que las autoridades económicas no han medido (o al menos difundido) el impacto real de la devaluación en la canasta familiar. El precio de productos tan populares como el frijol, las lentejas y los huevos se han disparado, pues los dos granos  son casi totalmente importados y en el casode los huevos se han subido de precio por impacto directo del alimento para las aves, que también se importa. Así son muchos los artículos de primera necesidad como las cuchillas de afeitar que han tenido una variación de precios superiores a 15%.A esta situación se suma el acentuado Fenómeno del Niño que golpea las zonas productoras de alimentos y retarda los periodos de siembra de productos como el maíz y la papa. Así las cosas, la escalada de precios se torna insostenible para final de año, una época especialmente marcada porla inflación.

El Banco de la República y el Ministerio de Hacienda deben ser las instituciones líderes de esta moligeración de los precios, pues es la primera vez desde 1991 que les corresponde sortear altas devaluaciones regionales y una disparada de precios locales. Las tasas de la banca central subieron en la última reunión de 4,50% a 4,75%, pero el dólar sigue al vaivén de los mercados internacionales que continúan a la expectativa de la decisión que tome la Reserva Federal en pocas semanas, pero entre tanto, el país económico debe actuar y no dejar que el llamado “impuesto de los pobres” siga creciendo y el salario alcance cada vez para adquirir menos cosas de la canasta familiar.

Es todo un nuevo escenario el que tiene que sortear las autoridades económicas. La inflación está desbordada (al menos por fuera de las metas), las tasas de interés subieron; el crecimiento sigue siendo menor al pronosticado hace un año (antes 3,6%, hoy 2,8%) y las exportaciones a pesar de todas las circunstancias positivas no reaccionan. ¿Por qué no se mencionan los precios del petróleo? Porque el valor del barril de WTI seguirá a la baja y Colombia debe hacerse a la idea quelos años gloriosos de petróleo a US$100 no volverán, al menos en el corto plazo.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/06/2021 No se pueden perder las ganas de hacer empresa

No puede pasar desapercibido que las empresas le han hecho saber al Gobierno que aportarán más impuestos de los que pagan hoy en día para avanzar en los programas de inversión social

Editorial 12/06/2021 Lo malo no es la burocracia, es su incompetencia

Pedir que haya menos burocracia estatal es un estribillo raído, pero ese no es el asunto más grave, es su incompetencia, el bajo impacto que tiene en las políticas públicas de largo plazo

MÁS EDITORIAL