.
EDITORIAL

Desempleo y crecimiento, las caras de la economía

miércoles, 31 de agosto de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Las cifras de crecimiento del PIB y de desempleo no favorecen a un país que está a puertas de consolidar un proceso de paz. 

La histórica noticia de los acuerdos de paz con la guerrilla de las Farc y el cese al fuego definitivo de este grupo armado en contra de la sociedad y las instituciones puede nublarse por el desempeño económico del país, que está en sus niveles más bajos desde la crisis financiera de 2008. El crecimiento al primer semestre solo alcanzó 2,3%, una cifra en positivo, pero muy baja si se compara con los datos recientes, y mediocre si se analiza en el entorno regional. Y a este baldado de agua fría sobre la economía, ahora se suma la cifra de desempleo en julio que muestra los primeros efectos del bajo crecimiento del Producto Interno Bruto, al ubicarse en 9,8%, un punto por encima del dato de julio del año pasado, cuando registró 8,8%.

Para que Colombia baje la tasa de desempleo, que en términos reales arroja que hay 2.370.000 colombianos buscando trabajo, se debe crecer por encima de 6% por un periodo superior a los 24 meses. Esas son las fórmulas que dictan los econometristas en un país en condiciones como las nuestras. Para lograr esas tasas se necesitan varias cosas: la primera es que los precios internacionales del petróleo se recuperen a niveles de US$50 por barril; segundo que las exportaciones no tradicionales aprovechen la tasa de cambio por encima de los $3.000 por dólar, por un largo periodo de tiempo, de tal manera que los empresarios exportadores implementen planes estratégicos a largo plazo en función de aprovechar los tratados de libre comercio firmados por Colombia. 

Un tercer punto es que las tasas de interés empiecen a bajar para inyectarle una mayor dosis de optimismo al consumo, totalmente desmotivado por los altos intereses que tiene el sector financiero. Un cuarto punto tiene que ver con hacer realidad las obras de infraestructura que el país viene promocionando. Las autopistas de cuarta generación, el metro de Bogotá, más todas las obras que se tienen planeadas en municipios y ciudades, hacen que se reactive la construcción, uno de los sectores que más mueve la economía y que en los últimos reportes sigue mostrando estabilidad, no solo en su aporte al PIB sino en la generación de empleo siendo el sector que más creció (4,2%).

La reciente decisión del Banco de la República de dejar estable la tasa de intervención en 7,75% da una buena señal a la economía, pues evidencia que el Emisor espera que la inflación baje y que los efectos de los choques transitorios se reviertan. Además, como lo dice el reporte del Banco Central, la dinámica del producto ha sido más débil que la proyectada y por eso se hace necesario un estímulo a los consumidores. El próximo lunes 5 de septiembre, como es tradición, se conocerá el dato de inflación, el cual pondrá nuevamente a los analistas y empresarios a mover sus cuentas, y será el broche de oro para conocer las caras de la economía para este último semestre.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/07/2024 Las lecciones empresariales de la Selección

Colombia está en modo fútbol por el excelente desempeño deportivo de la selección, como consecuencia de las buenas decisiones en la administración del recurso humano

Editorial 11/07/2024 Los ministros deben ser ministros

En temporada de cambio de ministros llama la atención el perfil de los nombrados y los retos que tienen por delante, y si en algo yerra el Presidente, es en nombrar idóneos

Editorial 10/07/2024 Derramar leche, una protesta más que obsoleta

Es una paradoja económica: producir leche es bastante costoso, al tiempo que venderla es muy barato, pero al consumidor se le sigue cobrando caro ¿cómo salir del problema?