.
EDITORIAL Cambios en la cúpula gremial de la minería
jueves, 15 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La locomotora de la minería no arrancó, pero las empresas no se han quedado quietas. Las movidas pronostican buen futuro.

Los relevos gerenciales son asunto permanente en el mundo de los negocios y no deben causar preocupación, siempre y cuando no se hagan debido a factores que extralimiten la iniciativa particular o por presiones indebidas. Algo similar se debe decir cuando ocurren cambios en los gremios, que se suponen representan unos intereses legítimos de un sector específico.

Las principales asociaciones privadas de petróleo y minería están renovando sus equipos directivos de primera línea en un momento en el que hay incertidumbre sobre el futuro del sector, considerado como una de las locomotoras del desarrollo sin que en la práctica haya podido alcanzar ese objetivo, pero sin desconocer la magnitud de los indicadores propios y sus efectos sobre la economía en general.

Sería necio desconocerlo. El petróleo y la minería representan alrededor de 8% del PIB, responden por más de 70% de la inversión foránea que llega al país, aportan la tercera parte de los ingresos corrientes de la Nación y su influencia es definitiva en el desarrollo regional, no solo por las regalías que genera, sino por la misma inversión directa de las componías en las regiones donde operan. Sin embargo, también es evidente la controversia sobre los impactos vinculados a la actividad minera y petrolera, los cuales no se pueden desconocer, así haya un injusto tratamiento con las compañías que operan bajo los parámetros de la ley y cumpliendo los requisitos exigidos por los organismos de control y de protección del medio ambiente. 

El trabajo de los gremios es fundamental para lograr que la industria extractiva tenga el tratamiento que se merece en lo referente a la política pública, tenga la licencia social por parte de las zonas productoras y logre despejar dudas en el ambiente para lograr que determinados grupos con intereses políticos o fundamentalistas no desinformen. Por eso merece destacarse la decisión de las empresas mineras de unificarse en un solo gremio, al igual que las petroleras, en el entendido que así se facilita la interlocución.

La actividad gremial del sector debe ir más allá, dada su importancia relativa en la economía, la industria está siendo objeto de apetencias poco transparentes con el objetivo de obtener prebendas por parte de grupos de presión, lo cual debe enfrentarse en forma decisiva. Un modelo de unidad asociativa permitiría manejar el asunto de una mejor manera que si se hace en forma individual. Uno de los asuntos de mayor reclamo en la actividad es la descoordinación de las entidades que tienen que ver con el manejo de las relaciones entre las partes, lo cual requiere de un trabajo serio y técnico que permita el diseño de una política única a la que sigan los organismos oficiales. La preparación de un documento para estudio del Conpes parece una de las prioridades para evitar el desgaste de trabajar en forma aislada.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/07/2021 Las paradojas económicas del dólar a $4.000

Si se observa la tendencia del dólar durante el último año, pareciese inevitable que supere $4.000 y siga de largo, una situación que no deja de tener cosas buenas, pero otras no tanto

Editorial 28/07/2021 No hay que dejar enredar la tributaria

Aprobar la nueva reforma tributaria es el punto de partida para recuperar el grado de inversión perdido y devolverle la estabilidad a la creciente devaluación del peso

Editorial 27/07/2021 Su nombre lo dice "planeación nacional"

Para los seguidores de los asuntos económicos el Departamento Nacional de Planeación es un ministerio más, pero para los técnicos debe ser la entidad que planee la Colombia del futuro

MÁS EDITORIAL