.
ANALISTAS Victoria del derecho a la propiedad privada
miércoles, 3 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hubo una decisión de la Corte Suprema de EE.UU.  transcendental en la defensa del derecho de la propiedad privada. 
 
El caso se centra en si un distrito en Florida puede exigir excesivas condiciones para la aprobación de un permiso para la construcción en una propiedad privada. 
 
Estos son los antecedentes. 
 
Coy Koontz dueño de unos terrenos humedales - son terrenos que permanecen temporal o permanentemente inundados- pide permiso para desarrollar una sección de su propiedad. La ley que protege este tipo terreno exige que se pida permiso previo para hacer una construcción. A cambio, cede el uso de una parte de su terreno para la conservación. 
 
No fue suficiente para los reguladores. Le dan un ultimátum: desarrolla un espacio menor y sede el restante al distrito. O hace lo que quiere a condición que pague miles de dólares para mejorar tierras del distrito en otro lugar que no se afecte por la construcción. 
 
Koontz no aceptó la propuesta y demando buscando compensación monetaria. ¿Por qué? Excesivo uso del poder del Estado. La Corte Suprema del Estado de Florida no estuvo de acuerdo con Koontz de exigir compensación porque su propiedad no fue expropiada. Si le hubieran quitado la propiedad para uso público entonces tiene que haber compensación justa como establece la ley -enmienda #5 de la constitución-. Pero, ese no fue el caso dice la Corte. 
 
El caso llegó a la Corte Suprema. En un fallo de 5 a 4, los jueces revocaron la decisión de la Corte de la Florida. Koontz debe ser compensado aunque no se le haya quitado la propiedad. 
 
¿Por que? Hay dos derechos dice la Corte: (i) el derecho a que no te van a quitar tu propiedad sin compensación justa y (ii) el derecho conexo pero necesario del poder negociar la compensación tranquilamente sin que el Gobierno te ponga una pistola a la cabeza.
 
El tribunal supremo de la Florida ignoró el segundo derecho. El Gobierno no puede coaccionarte exigiéndote condiciones excesivas para obtener un permiso.  Tiene que haber una proporción entre lo que demanda del Gobierno y el costo que incurre el solicitante del permiso.  La libertad de contratación entre el Gobierno y un dueño requiere como condición previa que el dueño sepa que el Estado no tomará represalias cuando ejerza su derecho de regatear.
 
 La coerción para recibir un permiso no es aceptable.
 
Es cierto que los casos de libertad de prensa y libertad individual toman las primera plana de los medios. No asi los casos de defensa a la propiedad. Esta decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos fortalece el derecho del propietario de poder resistir la mano fuerte del Gobierno. Esto es fundamental para proteger el derecho de la propiedad privada y un repelente ante los abusos del Gobierno. 
 
Toma nota.