.
ANALISTAS Si iPhone 5 no cumple, vamos a extrañar a Steve Jobs
sábado, 3 de noviembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Esta semana será lanzado en Colombia el iPhone5, “el teléfono más inteligente del  mundo”, según los expertos. El aparato diseñado por la empresa que ahora dirige Tim Cook, tiene características de funcionalidad únicas: pantalla panorámica con control táctil, un reproductor de música equivalente al del iPod y un software muy potente con servicios de internet para cargar páginas web.

Muchos usuarios del iPhone4S opinan que el nuevo producto no supone un salto tecnológico notorio frente a su predecesor, y que solo mejora alguno que otro detalle que no hace mucha falta. Lo anterior no ha sido un obstáculo para las ventas.

El primer fin de semana, luego de su lanzamiento en Estados Unidos vendió más de cinco millones de unidades excediendo la demanda estimada inicialmente, obligando a que muchos interesados tengan que esperar un poco más por el producto.

Todo móvil que sale al mercado, sea de Apple o de cualquier otra marca, posee “particularidades” muy importantes en la vida de las personas que hoy habitan este planeta: cercanía, libertad, seguridad y poder. Cercanía, porque no existen fronteras para hablar y ver a familiares o amigos, estén donde estén. Libertad, porque hace posible que los usuarios puedan soñar despiertos y volar a otros lugares sin moverse. Seguridad, porque transmite confianza en algo o alguien y supone la ausencia de riesgo. Poder, porque es sinónimo de fortaleza, capacidad y dominio.

Estas “particularidades” producen en las personas una necesidad que requiere satisfacción inmediata. Las marcas de tecnología lo han entendido perfectamente, por consiguiente se han dedicado a crear productos cada vez más exigentes y “perfectos” para satisfacer el insaciable apetito del mercado.

Apple tomó la delantera creando la primera versión del  iPhone que introdujo en Estados Unidos el 29 de junio de 2007, con un precio de US$500. El producto quedó inmediatamente bautizado como “el teléfono de Jesucristo” por los blogueros. En ese momento los competidores de Apple subrayaron que: “con ese precio resultaba demasiado caro como para tener éxito”.

En una entrevista a la cadena Cnbc, Steve Ballmer, de Microsoft, afirmó: “es el teléfono más caro del mundo y no resulta atractivo para los clientes empresariales porque no tiene teclado”. Microsoft, en la voz de Ballmer subestimó el invento. No pasarían tres años para que el ejecutivo de la multinacional de tecnología se tragara sus propias palabras.

En diciembre de 2010, Apple había vendido 90 millones de unidades, y el iPhone recaudó más de la mitad de los ingresos totales generados en el mercado global de los teléfonos móviles. Un año después Apple ingresó al Top 10 de las  marcas más poderosas del mundo, en una investigación de la consultora Interbrand.

El fenómeno tecnológico liderado por Apple no se detuvo, y los nuevos productos llegaron a nosotros con una regularidad inusitada, de la cual no hemos podido recuperarnos después de 5 años del lanzamiento del primer iPhone.

Cuando el iPhone 3G salió a la venta, el 11 de julio de 2008, estaba disponible en 22 países y antes de terminar el año, otras 70 naciones lo tenían. Esta versión que soportaba la transmisión de datos por 3G a gran velocidad, costaba mucho menos que el producto anterior, por lo cual el número de compradores aumentó de manara significativa. En 2009 la revista Time catalogó el iPhone 3G como el “Invento del año”.

El 7 de junio de 2010 Apple presentó el iPhone 4, con un diseño renovado tanto estéticamente, abandonando su forma redondeada, como a nivel Hardware. Esta versión contiene el System of Chip Apple A4, creado por Samsung, que es el mismo que contiene el iPad.

El iPhone5 que tendremos esta semana en Colombia y el resto de Latinoamérica viene con un precio que oscila entre US$120 a US$362, ($220.000 a $664.000) según el modelo: 16, 32 ó 64 Gigabytes.

Pese a que el nuevo producto ha recibido los comentarios pesimistas antes mencionados, y quejas por el programa de mapas que ha mostrado “pifias”, los responsables de marketing de la empresa esperan superar el récord de ventas de sus antecesores. Si no satisface las expectativas creadas, el mundo comenzará a extrañar la presencia física de Steve Jobs.