.
ANALISTAS Aspectos de la tributaria
sábado, 13 de octubre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Economía, crecimiento y desarrollo no son sinónimos, el crecimiento económico es uno de los  requisitos para que haya desarrollo pero no es el único; el desarrollo implica seguridad, mejores niveles de democracia, menos pobreza y más equidad, más educación, más posibilidades para la población en general.

Estos son posibles gracias a los mayores ingresos generados por el crecimiento, sin embargo estos se deben distribuir de la mejor manera para poder expandir el bienestar económico y social a toda la población.

Hay diferentes canales para dicha distribución. El primero es a través de las empresas cuando estas remuneran el trabajo, no solo mediante mejores salarios sino también más empleo.

El segundo es a través de la inversión social del gobierno cuyos ingresos son el recaudo por concepto del pago de impuestos de las empresas.

En nuestro país las tasas de desempleo son altas y los niveles de informalidad aún más. Uno de los obstáculos para aumentar el empleo es el costo que genera para los empleadores, los aportes no salariales obligatorios que son aproximadamente un 58% más, así que por cada 100 pesos de salario el empleador paga $158.

Eso se constituye en una fuerte barrera al empleo y es incluso uno de los problemas que, según el Anuario de Competitividad Global 2012-2013 del Foro Económico Mundial, afecta no solo los niveles de competitividad de Colombia sino también el ambiente para hacer negocios y que por tanto obstaculiza el crecimiento económico.

La propuesta de reforma tributaria que se discutirá en las próximas semanas en el congreso tiene como uno de sus pilares disminuir la informalidad y aumentar el empleo mediante la reducción de estos costos no salariales que están a cargo del empleador. Cabe aclarar que el empleado no dejará de recibir estos beneficios. Ahora estarán a cargo del gobierno quien destinará una parte del actual impuesto de renta que pagan las empresas para hacerlo.

Las obligaciones que se pretenden quitar del empleador del sector privado cuando se trata de salarios por debajo de 10 Smlmv: Sena, Icbf y Salud. Se reduce el costo del trabajo en 13.5% y aproximadamente 6.7 billones de pesos. El 8% del impuesto de renta pasará a llamarse contribución para la equidad por cuyo recaudo se espera recibir $10,1 billones y será lo que se destine a pagar estas obligaciones. Esta reducción en los impuestos de nómina, según el Ministerio de Hacienda, se espera se traduzcan entre 400 mil y un millón de empleos formales.

La inversión social es posible gracias al recaudo del gobierno. Una de las formas de recaudo que hacen posible esta inversión es el impuesto de renta, sin embargo, frente a este impuesto así como hay quienes pagan más de lo que deben hay quienes pagan menos de lo que deben pagar. El proyecto a discutir en el Congreso también incluye un cambio frente a este recaudo. El objetivo principal de la propuesta del Ministerio de Hacienda  frente a este cambio es la progresividad en el recaudo, es decir, que se grava más a quienes más pueden. Para personas naturales éste pasará a llamarse Impuesto Mínimo Alternativo (Iman), y según la propuesta, empezará a cobrarse desde ingresos iguales o superiores a $2.300.000 empezando con el 2% y a partir de $8 millones será más de 5%; y los ingresos inferiores a ese mínimo no tendrán que pagar ninguna retención. Lo que pretende esta medida es lograr que sean más los que contribuyan y que quienes ya lo hacen estén más comprometidos y obligados a su pago, además de disminuir el Índice de Gini, que mide la desigualdad, pues en los últimos años Colombia no ha mostrado mejorías en este sentido y es el segundo país con más alta desigualdad en América Latina. Ambas medidas se traducirán en un mayor bienestar para todos los compatriotas.