lunes, 3 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Rubén López - rlopez@larepublica.com.co

Nadie puede darse el lujo de perderse un negocio o una oportunidad por un pelo, menos si es en la cara. En el día a día de los hombres, y sobre todo en el mundo empresarial, la imagen personal se ha convertido en uno de los símbolos principales que, a simple vista, emiten una definición de quién es cada uno.

Uno de los aspectos que más tienen que cuidar ejecutivos y empresarios para una correcta presentación es su barba, y gracias a los consejos de LR podrá aprovechar los secretos que un buen rasurado puede ofrecerle. Valga tener en cuenta que los cánones en cuanto a la belleza se mantienen en constante cambio, y la moda del momento puede convertir en estético un rasurado que en otro tiempo no lo era. 
 
Según el peluquero Jorge Ramírez, “la barba siempre ha representado masculinidad. En el pasado se llevaba el vello parejo y largo, mientras que ahora se busca el buen aspecto y la limpieza. Los diseños que más se usan son en forma de candado, bigote, o una barba delgada”. 
 
Tal es la importancia de esta parte del cuerpo, que en algunas ocasiones es motivo de discriminación. Como agregó Ramírez, “hoy en día se discrimina laboralmente a los hombres por  dejarse la barba. No hablo de una barba demasiado larga o descuidada, en la mayoría de los casos da lo mismo si está cuidada, recortada y pulcra en extremo, ya que en algunos puestos exigen su afeitado”. 
 
Lo que sí es claro, es que por lo general los ejecutivos del sector empresarial y financiero tienen un gran cuidado por el aspecto de su barba, sea larga o corta. 
 
Para Mauricio Infante, estilista de Casa Humberto Quevedo, “la barba es parte de la presentación, una barba desorganizada se puede ver horrible y más en un ejecutivo. Es por esto, que si una persona tiene una barba descuidada, la imagen que emite es de una persona descuidada también”. 
 
De igual forma, Armando Forero, de Peluquería D’ Norberto, aseguró que “es muy importante porque los ejecutivos tienen que asistir a reuniones y citas de negocios y en éste ámbito, da muy mal aspecto cuando llega sin afeitar. Ellos están constantemente vendiendo una imagen, por lo que el aspecto personal tiene que ir en concordancia”. 
 
Con todo esto, sepa que los expertos recomiendan afeitarse cada dos días, aunque existen trucos para crear su propio estilo. Técnicas como el “sombreado” o echarse gel de efecto mojado, le pueden ayudar a mantener siempre un mejor aspecto con un menor esfuerzo.