La periodista presentó su libro, “De Frente y a Fondo”, una extensa entrevista que no se queda solamente en el perfil de Duque

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

La directora del servicio informativo de Caracol Radio, Diana Calderón, ha recibido a todo tipo de líderes en su cabina radial. Pero a esos mismos también los ha puesto “contra la pared” más de una vez en los debates que conduce en ‘Hora 20’ y en sus análisis para las columnas que publica en El País de España.
Ahora, en medio de la peor crisis por la que atraviesa Colombia por el covid-19, decidió revisar qué hay detrás del presidente Iván Duque, el responsable de llevar el barco del país actualmente. Pero no como una de sus tradicionales entrevistas, sino en una conversación que reunió en su nuevo libro ‘De frente y a fondo’.

El resultado son 280 páginas que ya están a la venta. En estas, le pregunta al Jefe de Gobierno sobre la situación actual, lo cual cobra mucha relevancia por el día a día de la pandemia, pero al mismo tiempo desnuda partes de su pasado laboral, familiar y político.

¿Cuál cree es el mayor reto de Iván Duque en la presidencia después de pasar por la crisis del covid-19?
Gobernar, sin espejos y sin partido, si es que acaso fuera posible. La realidad de las masacres y la crisis económica que nos devuelve décadas en desarrollo, implica trabajar con todos. Insisto que el juicio al expresidente Álvaro Uribe no puede distraer al Gobierno de los temas de fondo. La realidad, espero, se imponga sobre las emociones.

Según el libro usted quiere reflejar varias etapas del presidente, ¿cómo cree que ha evolucionado la mente de Iván Duque con los cargos que ha tenido?
Hacia la derecha en sus acciones, manteniendo su trato siempre amable y el humor en privado.

¿Cuál es su conclusión de la relación Duque-Uribe luego de llegar a la Casa de Nariño?
De admiración casi irracional y respeto por el que es su mentor político.

¿Luego de haber terminado el libro, cuál cree que son los puntos más vulnerables del presidente y cuáles son sus mayores fortalezas?
Es fácil encontrarlas en el libro. De eso se trata este ejercicio. Mostrar quién nos gobierna en todas sus facetas para saber qué esperar. Me encantaría saber cómo describirían al Presidente, quienes se den la oportunidad de leerlo. No es fácil en medio de la polarización y en un país donde todos a veces queremos oír validaciones sobre lo que pensamos en un enorme desprecio por el pensamiento ajeno, que la gente se dé la oportunidad de leer y sacar conclusiones nuevas. Decía Steven Pinker recientemente que debatir solo sobre ciertas ideas nos garantiza la ignorancia.

La sinopsis del libro cuestiona si será Duque el presidente del covid-19 o si su legado en la historia dependerá de la manera en la que construya una gobernabilidad, ¿usted que respondería?
Claramente el libro nos responderá eso, ¿pero qué dice Diana Calderón sobre estas dos preguntas? Es inevitable. Para él y para cualquiera de los gobernantes de esta pandemia. Quisiera que fuera el gobernante que mandó a los radicales a corregir el rumbo, como lo hizo con María Fernanda Cabal en la entrevista. Dependerá de cómo nos gobierne. Aún no ha construido ese legado.

Alguna vez usted dijo que hay entrevistas que tienen un desgaste mental. En este caso, ¿pasó eso mientras se escribía el libro?
Todos los discursos políticos que se repiten o que se quedan en la propaganda sin argumentación, desgastan. De esas hacemos muchas diariamente en Colombia. En este caso, no tuve desgaste, fue una conversación franca y dura sin diatribas ni alabanzas, como me dijo alguien recientemente.

¿Cuáles fueron los temas de los que Duque le habló, y hubo tentación de publicarlos antes que en el libro?
El que guarda manjares come pesares, pero el que incumple a las fuentes la reserva, pierde las noticias.

¿Qué falta para que las personas se queden con el discurso de que el presidente Duque puede ser independiente a las banderas del Centro Democrático?
Los seres humanos nos medimos por nuestras acciones, no por lo que decimos. Una definitiva apuesta por la implementación de los acuerdos de paz, por ejemplo.