Su diseño se basa en modelos como el 911 y tardó varios años en terminar su desarrollo

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Ya es posible vivir una experiencia similar a la de conducir un Porsche sobre el mar. El yate capaz de alcanzar tal grado de excelencia es el Royal Falcon One. Una innovadora embarcación con estructura de catamarán de 41,14 metros desarrollado por la naviera Royal Falcon Fleet en colaboración con Studio F. A. Porsche. Hasta diez años de intenso trabajo sobre los tableros de dibujo de los arquitectos navales Incat Crowther han sido necesarios para llevar este diseño revolucionario al astillero sueco Kockums hasta su botadura final.

Todo en su línea exterior evoca el peculiar diseño de los exitosos modelos de Porsche como el ya mítico 911. El equipo de ingenieros de la factoría de Stuttgart ha trasladado minuciosamente la filosofía y las suaves líneas de bordes ondulantes tan características de los laureados automóviles a esta embarcación de casco múltiple con una línea orgánica única.

Tiene amplios camarotes dobles en tres cabinas distribuidas en la primera cubierta. La suite principal con terraza independiente y la otra estancia VIP se localizan en la cubierta superior. Los excepcionales acabados son apreciables en todas las estancias pero resultan especialmente en la zona de bar, la sala de ocio, el garaje de lanchas o el jacuzzi con paneles de protección solar.