Edición especial dedicada a Kimi Räikkönen bajo el nombre de RM 50-04

Expansión - Madrid

No hay país más que sienta más pasión por la Alta Relojería que Singapur, así que nada mejor que aprovechar la reciente celebración de su Gran Premio de Automovilismo para presentar las piezas más deseadas del mercado. Richard Mille mostró por primera vez la edición dedicada a Kimi Räikkönen que ha hecho bajo el nombre de RM 50-04.

Todo el mundo está de acuerdo con que Räikkönen es un piloto fuera de lo normal. Lo es por longevidad (ha cumplido 39 años y en su trayectoria ha disputado más de 300 premios), pero también por su calidad contrastada (campeón del mundo en 2007 y ganador de más de una veintena de carreras) y, por supuesto, por su excéntrica personalidad; la cual le ha llevado a reconocer, sin ningún rubor, haber pasado dos semanas completamente bebido entre dos grandes premios.

Tampoco el RM 50-04 es un reloj normal. Su creación prolonga la tradición de cronógrafo manuales que ayudaron a labrar su imagen de firma de altas prestaciones a comienzos de entre siglo. Muchas de las características ya las encontrábamos en el “prehistórico” modelo RM 004 y, por supuesto, también aparecen en las dos ediciones previas que se han lanzado del RM 50 dedicadas a Airbus Corporate Jets y McLaren.

Hablamos de un reloj equipado con tourbillon, cronógrafo ratrapante, indicador de par y selector de función. A estas prestaciones hay que sumar el uso de materiales tecnológicos para reducir el peso hasta extremos inverosímiles. El mecanismo apenas pesa siete gramos gracias a que sus puentes y platina están realizados con titanio y carbono. La casa calcula que el mecanismo del RM 50-04 está preparado para resistir golpes con una intensidad de 5.000 G; algo muy útil si pensamos la tremenda fuerza que soporta un reloj en la muñeca de un piloto de Fórmula 1.