.
DEPORTES Millonarios apostó a la cantera y conquistó la estrella número 15
lunes, 18 de diciembre de 2017

Tras un sufrido empate anoche en El Campín, Millonarios igualó el encuentro contra Santa Fe y registró un marcador global 3-2.

Colprensa

Sin contratar muchos refuerzos y apostando a la cantera, a los jóvenes que vienen pidiendo pista, con una idea de proceso a futuro de su entrenador Miguel Ángel Russo, Millonarios cosechó sus frutos antes de lo esperado y ayer domingo se coronó campeón de la Liga Águila II de 2017 en el fútbol colombiano.

La estrella 15 de Millonarios puso a festejar a toda su afición de una manera muy especial, porque no sólo se acercó a un título de Nacional que suma 16, sino que de pasó frustró la décima de su rival más directo, generando así que su alegría propia se enriqueciera con la tristeza de Santa Fe y su afición.

Los embajadores completaron un gran semestre, porque su porcentaje del rendimiento estuvo por encima del 60%, con más de 30 goles a favor y el artillero Ayron del Valle, dueño del Botín de Oro del campeonato y figura del equipo en cada partido, así como una estructura sólida, que se fortaleció con un jugador referente en cada línea.

La columna vertebral de los embajadores la conformaron el arquero Nicolás Vikonis, el defensa y capitán Andrés Felipe Cadavid, el volante David Silva y su goleador Del Valle, quienes tuvieron como soporte a Matías de Los Santos, Jair Palacios, Felipe Banguero, John Duque, Juan Guillermo Domínguez, Santiago Mosquera y Duvier Riascos, la base del semestre y de la final.

Con ese equipo, Miguel Ángel Russo gestionó el trabajo diario para construir la estrella 15 de los embajadores, que no festejaban desde el segundo torneo del 2012, cuando con Hernán Torres rompieron la larga sequía, para dar paso a otro corto periodo de cinco años sin vuelta olímpica y que este domingo volvió a darse en casa, con el ingrediente especial de ser contra su clásico rival.

Con un proceso que pretendía dar frutos en un par de torneos más adelante, porque Russo no pidió contrataciones, sino que miró a la cantera y trajo jóvenes como Palacios, Banguero, Duque y Huérfano, que se juntaron con la experiencia de Vikonis, Cadavid, Silva y Del Valle para consolidar un equipo sólido, que dio espectáculo y enamoró a su afición.

Ahora el reto de este equipo será la Copa Libertadores de América de 2018, a la que asistirán con el segundo cupo de Colombia, que da cupo directo a la fase de grupos, junto con Atlético Nacional como primer campeón del año, pero también con Atlético Junior como monarca de la Copa Águila y con Santa Fe por ser dueño del cupo de la Reclasificación del año.

La experimentada mano de Russo
El director técnico argentino enriqueció el fútbol colombiano con su arribo a Millonarios, porque su trayectoria internacional, con título de Copa Libertadores de América con el Boca Juniors de 2007, le dio otro nivel al banco técnico de los embajadores, sobre todo porque no llegó a pedir jugadores, sino a mirar a las divisiones menores.

El estratega argentino, con 61 años de edad, tiene una amplia trayectoria de clubes, sobre todo en su país, donde primero lució como jugador una sola camiseta en su carrera deportiva, la de Estudiantes de La Plata entre 1975 y 1988, para luego dedicarse a la labor de entrenador, ya con 28 años de experiencia.

El primer equipo que dirigió fue al actual subcampeón de América, Lanús, el equipo de su ciudad natal, al que comandó por seis años entre 1989 y 1994, para volver entre 1999 y 2000, con paso intermedio por clubes como Estudiantes de La Plata, Rosario Central y Colón de Santa Fe en Argentina, así como la Universidad de Chile y el Salamanca de España.

También dirigió al Morelia de México y en Argentina hizo carrera en clubes como Los Andes, San Lorenzo, Racing, varias veces en Rosario Central y Vélez Sarfield, club con el que coronó su primer título de primera división en 2005 para dar el paso en 2007 al Boca Juniors de Juan Román Riquelme, con el que venció al Gremio brasileño en la final de la Libertadores de ese año.

Además de su título de primera con Vélez y la Copa con Boca, también cuenta con tres ascensos desde la Primera B Nacional, con Lanus (1991/92), Estudiantes de La Plata (1994/95) y recientemente con el Rosario Central, en la temporada 2012/13.

Está cercano a llegar a los mil partidos como entrenador en sus 28 años de trayectoria, siempre activo y ahora sumando un nuevo galardón a su hoja de vida profesional, como campeón de la Liga Águila, en su primer año como entrenador en Colombia, con un proceso que recién inicia en los embajadores y que cosechó frutos tempraneros.

Ahora regresará a la Copa Libertadores, 10 años después de su título con Boca y aunque en 2009 llevó a San Lorenzo por el certamen continental, esta vez regresa con un equipo que él mismo diseñó y lleva formando para conquistar títulos y devolverle a la afición de Millonarios toda la fidelidad que han demostrado en los últimos años.

La seguridad del uruguayo Vikonis
Con 33 años de edad y una carrera de bajo perfil por clubes pequeños de Uruguay y Colombia, en 2015 el arquero charrúa llegó a Millonarios para buscar su primer título como profesional y en su tercer año con el equipo capitalino pudo festejar y dar la vuelta olímpica, también como figura del equipo campeón.

Sus inicios se dieron con gran proyección internacional, integrando las selecciones menores de Uruguay en la categorías sub15, sub17 y sub20, pero al llegar al profesionalismo no tuvo la posibilidad de estar en algún grande de su país y tuvo que esperar la oportunidad en equipos como Huracán Buceo, Fénix, Liverpool, Rampla Juniors y Sportivo Cerrito.

En Liverpool empezó su relación con Millonarios, porque allí conoció a un arquero histórico de los embajadores, Héctor Búrguez, quien le habló de Colombia y por eso empezó a buscar la posibilidad de jugar en la Liga Colombiana, así fuera en la segunda división, para mostrar su talento y llegar a ser figura.

Su contacto se dio con el Atlético Bucaramanga, en la temporada 2011, cuando el equipo leopardo estaba en la B, pero su arribo a Colombia no fue alentador, porque Vikonis tuvo que vivir uno de los peores momentos deportivos y administrativos del Bucaramanga, justo en el final de la época de José Augusto Cadena.

Vikonis soportó esos momentos difíciles y en la temporada 2013 fue llamado por el Patriotas de Boyacá para reforzar al equipo que iniciaba su segundo año en la primera división y quería sostenerse allí. Poco a poco el uruguayo se consolidó como estandarte de los boyacenses y sus destacadas actuaciones lo pusieron en el radar del club del que le había hablado su amigo Búrguez.

Millonarios lo llamó y lo contrató para la temporada 2015 y tras tres años de ser titular o a veces suplente, ahora el uruguayo pudo festejar su primera corona como campeón de fútbol profesional y con 33 años dio su primera vuelta olímpica, aportando la seguridad en el arco de los embajadores.

El liderazgo de Cadavid
Su llegada a Millonarios fue criticada porque años antes, cuando jugaba en América, había lesionado a José Luis Tancredi, de los embajadores, y desde ese día se ganó la fama de defensa fuerte y como afectó a un ídolo de la afición embajadora, su arribo a la casa azul no fue bien vista por los hinchas.

Sus inicios deportivos se dieron en su tierra, en Medellín, donde debutó con el Atlético Bello durante la temporada 2006, cuando cursaba segundo semestre de administración de empresas en la Universidad de Antioquia, pero su dedicación al fútbol obligó su retiro de la academia, pues rápidamente se daría su paso al Atlético Huila.

Luego de estar el 2008 en Neiva, para el 2009 y 2010 bajó a la segunda división para actuar en Patriotas y sus buenas actuaciones lo llevaron en 2011 al América de Cali, para volver a la primera división, pero allí se dio el suceso con Tancredi y el descenso escarlata, que lo obligó a buscar otros horizontes.

Con paso fugaz por el Deportivo Cali, sus nuevos rumbos lo llevaron al San Luis de México donde estuvo en 2012, pero la adaptación no fue buena y se regresó para su ciudad, a Medellín, donde obtuvo un espacio con el Envigado, para luego dar el paso a Millonarios en 2013, al equipo campeón del 2012.

Desde que llegó, primero resistido por la afición, poco a poco fue demostrando su liderazgo en defensa y como al principio las presencias de Román Torres y Oswaldo Henríquez lo relegaron al banco de suplentes, regresó a la academia y ahora es comunicador social de la Universidad Uniminuto.

La salida de Torres y Henríquez lo empezó a consolidar junto a Pedro Franco y también al lado de Gabriel Díaz, para ahora en la era Russo consolidarse como capitán y junto con Matías de Los Santos conformar una dupla defensiva fuerte, que fortaleció con liderazgo al Millonarios que conquistó la decimoquinta estrella de su historia.

El talento del 'rolo' Macalister
Es la representación del 'rolo' más hincha de Millonarios. Bogotano y con características del 'micrero' tradicional de cualquier parque de Bogotá, el volante David Macalister Silva fue otro de los baluartes del equipo embajador para conquistar la estrella 15 de su historia y justo en un clásico capitalino.

Hincha de los embajadores, crédito del barrio Galán de Bogotá, Silva cumplió con sus divisiones menores en la casa azul, donde siempre buscó la oportunidad de ser profesional y aunque tuvo su gran debut profesional vestido de azul con 19 años de edad, las chances fueron escasas.

Luego de su debut en 2005, vinieron dos años de luchar contra entrenadores como 'Pecoso' Castro, Miguel Prince y Juan Carlos Osorio, así como contra varias lesiones, lo que obligó la salida del club de sus amores para buscar un mejor camino en el Deportivo Pereira.

Sin embargo, en Pereira tampoco hubo oportunidad y regresó a los embajadores, donde volvió a actuar, pero poco, sólo en la Copa Colombia, por eso le entregaron los derechos deportivos y se fue para el Bogotá FC, club de la segunda división, en el que sí pudo mostrar todas sus capacidades.

Sus buenos partidos en el elenco capitalino de la B le permitió al 'Rolo' ser llamado por el Real Cartagena, donde tuvo grandes actuaciones en la temporada 2011, siendo observado por varios clubes de primera, no obstante, una lesión empezó a frustrar esos diálogos.

Pero el presidente del Deportes Tolima, Gabriel Camargo, creyó en el talento de Silva y a pesar de estar lesionado, lo llamó y lo contrató para el elenco pijao de la temporada 2012, en la que primero se recuperó de la lesión y de a poco empezó a sumarse a los entrenamientos y partidos.

En 2013 tuvo más continuidad, pero en 2014 llegó su consolidación, con el equipo de Yimmi Chará y Andrés Andrade que dirigía Alberto Gamero, con el que llegaron a la final de la Copa Colombia y justo frente a Santa Fe y en Bogotá, Silva dio su primera vuelta olímpica como profesional.

Esas actuaciones cautivaron de nuevo a Millonarios, que en 2015 lo llamaron de nuevo para hacer parte de la casa azul y luego de tres temporadas, con altos y bajos, incluso a punto de salir de nuevo, con Miguel Ángel Russo volvió a consolidarse y con la pasión por ser hincha embajador, fue uno de los más felices porque volvió a ver a su equipo campeón, estando en la cancha y frente a la afición rival, la de su eterno rival, Santa Fe.

MÁS DE OCIO

Deportes 24/07/2021 El televisor sigue siendo el dispositivo preferido para ver los Juegos Olímpicos Tokio 2020

Más de la mitad del público que disfrutará el evento estarían dispuestos a descargar una aplicación para estar más conectados

Comercio 23/07/2021 Juan Valdez lanza un café especial en honor al trabajo de las caficultoras colombianas

Está edición de café hace parte de la inversión social de Juan Valdez, de categoría premium y su producción es 100% colombiana

Deportes 21/07/2021 Brisbane es seleccionada como sede de los Juegos Olímpicos de verano de 2032

En el proceso de selección, la ciudad fue considerada el único candidato por lo que ahora Australia será el anfitrión del evento deportivo

MÁS OCIO