Los primeros 200 prototipos que desarrolló los lanzaba desde un segundo piso, pero no tuvieron éxito

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

El primer reloj “casi indestructible” nació en 1983, gracias a Kikuo Ibe, ingeniero de la planta de Casio en Japón. Todo ocurrió porque su padre le regaló un reloj que al caer se destruyó por completo, y ahí empezó con la idea de G-Shock, de crear un reloj inquebrantable que cambiara la noción convencional de relojería. Los primeros 200 prototipos que desarrolló los lanzaba desde un segundo piso, pero no tuvieron éxito. Finalmente, logró envolver el reloj en una cubierta de goma y al lanzarlo desde un tercer piso resistió el impacto.

Casio envío un reloj a la estratósfera. Debido a la gran resistencia del reloj, Casio envió a la estratósfera su primer reloj en el 2017, de la edición ‘Gravitymaster’. El modelo que se escogió para ser enviado desde Inglaterra fue el GPW-2000. El dispositivo permaneció por una hora y 22 minutos a una altura de 44,1 kilómetros por encima de la tierra, resistiendo una temperatura de menos 58 grados centígrados. Además, el reloj también fue capaz de resistir las fuerzas gravitacionales y presiones atmosféricas. Y al volver a la tierra, el modelo GPW-2000 soportó una caída libre de 123 metros a una velocidad de 65 kilómetros por hora.

G-Shock rompió nuevo Record Guinness en resistencia. En noviembre de 2017, nuevamente la marca de relojes logró sorprender a todos, al lograr soportar el peso de un camión de 20 toneladas y seguir funcionando perfectamente. El modelo DW-5600E-1 fue el elegido para soportar el peso de un camión de 24.97 toneladas que pasó por encima sin provocarle daño o afectación a sus funciones. El peso equivale a 12 automóviles o al peso de 320 adultos.