.
GASTRONOMÍA La champaña se enfrenta a la crisis del desabastecimiento por la coyuntura actual
jueves, 2 de diciembre de 2021

Costos en el transporte, aumento de la demanda global, y falta de materias para embotellar, elevaron el precio de las botellas

Estantes vacíos y racionamiento en las tiendas de vinos, contenedores con cuello de botella en los puertos: a medida que la industria del vino se enfrenta a los mismos problemas de la cadena de suministro que afectan a tantos otros sectores, los expertos opinan sobre lo que los consumidores pueden esperar en esta nueva temporada navideña.

Si desea comprar una caja de Veuve Clicquot Champagne en una tienda de América del Norte, tendrá que comprar dos botellas y esperar hasta el día siguiente para adquirir más. Y al día siguiente, otros dos, y así sucesivamente, hasta agotar existencias; y se hace referencia a zonas como Estados Unidos, porque el mercado en América Latina tiene aún mayor freno.

Clicquot es uno de los vinos racionados actualmente por la Junta de Control de Licores de América en respuesta a la interrupción de la cadena de suministro que afecta al mundo del vino en este momento.

La cadena de abastecimiento de innumerables productos está o ha sido interrumpida, y eso incluye el vino. Hay barcos que languidecen en los puertos y cajas sin entregar abarrotando los almacenes hasta su capacidad, sin mencionar a los enólogos que esperan envíos de etiquetas y botellas. El resultado: estanterías vacías en las vinotecas y el mencionado racionamiento.
La pandemia jugó un papel en los problemas de la cadena de suministro del mundo del vino; los distribuidores lucharon por mantenerse al día con el fuerte aumento de la demanda de los consumidores y los cierres progresivos limitaron el mercado laboral.

La situación empeorará antes de mejorar, según los expertos de la industria del vino, aunque no todos predijeron que el champán escaseará en esta temporada navideña en mercados grandes.

Volviendo a esas referencias con cuello de botella de Veuve Clicquot “algunos proveedores nos notificaron que lo que teníamos en stock era todo lo que tendríamos para el resto del año”, dijo Shawn Kelly, secretario de prensa de Plcb, sobre la decisión de limitar las ventas.

La pregunta hoy es ¿Cuánto duraría la limitación?. “Indefinidamente”, respondió Kelly en reportes de medios de EE.UU. A comienzos de noviembre, Veuve Clicquot que es uno de los 43 productos de vino y licores bajo tales límites en todas las tiendas operadas por Plcb y, según Kelly, ese número puede crecer. (En la costa este, las ventas de vinos y licores están controladas por algunos estados).

Anticipar los problemas de suministro también ha cambiado el juego para otros minoristas, incluido Phil Bernstein, gerente general de MacArthur Beverage, un minorista de Washington D.C. fundado en 1957. Bernstein se ha abastecido de forma preventiva con ciertos vinos, en particular Champagne. “Empezamos a escuchar sobre estos temas hace meses”, dijo.

Ya en la primavera pasada, el importador de vino David Bowler, vio a los proveedores que luchaban por mantenerse al día con la demanda, y tomó la audaz decisión de extraer una cantidad récord de la línea de crédito de la empresa y comprar la mayor cantidad de vino posible de muchos de sus productores.

“Comenzamos a pedir grandes cantidades en mayo y junio. Quería tener los productos aquí”, dijo Bowler. Básicamente duplicó su pedido de vinos habitual: “mucho más vino, probablemente más del que hemos bebido”. Hasta ahora, la apuesta ha valido la pena: Bowler Wine ha estado estableciendo nuevos récords de ventas cada mes, dijo el empresario.

Grandes distribuidores como Bernstein y Bowler que también tienen socios para el movimiento en América Latina no están solos en el almacenamiento de botellas. “Hay un volumen sin precedentes de vino que llega al continente”, señaló Alexi Cashen, cofundador y director ejecutivo de Elenteny Imports, una empresa de distribución y logística de vinos y licores de Nueva York. “Este aumento de inventario ha provocado que los almacenes rechacen nuevos productos en sus ubicaciones principales y busquen instalaciones de almacenamiento de emergencia”.

Pero incluso si el vino llega a un almacén, gracias a la escasez de camiones y conductores de camiones, no se sabe cuándo se entregará realmente el vino.
Una y otra vez, Cashen ha tenido que responder la misma pregunta para sus compradores dentro y fuera del país. “Entonces, mi vino está en el almacén, pero ¿cuándo puedo venderlo?”.

El proceso de llevar vino a un almacén comienza con llevar vino a un barco (o, con menos frecuencia, si el importador tiene mucho más dinero para gastar, un avión). Los barcos deben poder atracar en un puerto de la costa este o oeste. Al cierre de esta edición, alrededor de 70 barcos estaban esperando para atracar en Los Ángeles y Long Beach. La espera cuesta dinero y tiempo: los transportistas marítimos comienzan a cobrar tarifas de detención a los contenedores que se entregan demasiado tiempo; las tarifas de demora se aplican a los contenedores que permanecen en el puerto demasiado tiempo y, por lo general, aumentan con el tiempo. “Vemos contenedores esperando de dos a tres semanas, y esas pérdidas ya se empiezan a notar”, dijo Cashen.

Las tarifas de envío han aumentado exponencialmente desde principios de este año y siguen subiendo, según Caroline Dewhirst, directora de desarrollo comercial de Hillebrand North America. Su empresa matriz, Hillebrand, la compañía de transporte de carga y logística global con sede en Mainz, Alemania, es uno de los principales actores en los envíos mundiales de vino. Dewhirst explicó que el costo de envío por mar a la costa oeste de América, desde Asia, aumentó 380% este año con respecto a julio de 2020; de América del Sur, en cambio, subió menos pero también fue alto a 185%. Mientras tanto, el costo de envío desde Europa a la costa este de los EE.UU. aumentó 110%. Los precios de los envíos aéreos, ferroviarios y camiones también han aumentado, si no tan drásticamente como en otros meses.

La demanda de artículos clave para la producción y el suministro de vino (botellas, tapones de corcho, etiquetas) también se ha disparado. Según Shawn Fitzgerald, director de marketing de Thomas (anteriormente conocido como Thomas Register of American Manufacturers), hubo un aumento del 77% en la demanda de cajas de vino y un aumento del 172% en la demanda de botellas de vino en septiembre de 2021 con respecto al mes anterior. La situación incluso ha llevado a “una especie de racionamiento mundial”, dijo Fitzgerald.

Scott DeFife, presidente del Glass Packaging Institute, sostiene que en el caso de las botellas de vino, la escasez de materiales no es el problema, al menos no a nivel nacional. “No hay escasez de vidrio en América del Norte, pero sí en algunos de América Latina. Tenemos todas las materias primas que necesitamos ”, dijo.

Sin embargo, admitió que los mismos problemas de logística mencionados anteriormente se aplican a las botellas enviadas desde el extranjero: “Hay absolutamente problemas de importación y problemas de cadena de suministro para todos. Si está buscando un nuevo proveedor ahora, el ancho de banda es limitado”. También es mucho más difícil para los productores de vino encontrar tipos de botellas especiales, especialmente si la botella alguna vez se obtuvo en China o India, señaló. “Podría tomar una cuarta parte o más solucionarlo”, dijo DeFife.

Aron Weinkauf, enólogo y gerente de viñedo de Spottswoode Winery en California, ha tenido problemas para encontrar la botella de vidrio que la bodega usa normalmente para su Spottswoode Sauvignon Blanc. “Es un color único con volúmenes de producción mucho más pequeños”, explicó. Su proveedor le ha dicho que es posible que la botella no esté disponible durante algún tiempo. Weinkauf está actualmente “trabajando en el Plan B y C” para una nueva botella, en un vidrio de diferente color.

Un proveedor de bourbon de Gary Fisch, propietario de varias tiendas Gary’s Wine & Marketplace le preguntó a Fisch si le importaría que una botella de bourbon en particular viniera en una referencia de PET en lugar de vidrio. (El PET es un tipo de poliéster moldeado en botellas de plástico). Fisch respondió que “el PET es mejor que los estantes vacíos”, además, también está lidiando con una escasez de mano de obra; igualmente estiman que necesita contratar al menos 45 empleados más para las vacaciones, incluidos cajeros, conductores, gerentes de tienda, de unidades de queso y baristas. “En Napa necesitamos todos los trabajos”, escribió el ejecutivo.

La que normalmente es la temporada más rentable del año, denominada OND (octubre-noviembre-diciembre) por minoristas y mayoristas, está sobre nosotros. Es posible que no solo haya estantes vacíos en las tiendas de vinos, sino también una escasez de empleados para aumentar las ventas.
Así como hay muchos problemas en el suministro en los países más grandes y mejores compradores de champaña del mundo, como EE.UU., América Latina no es ajena a ello.

MÁS DE OCIO

Turismo 18/01/2022 Conozca cuáles son los destinos naturales que no se puede perder durante este 2022

Resguardos naturales, ríos y acercamientos a la cultura de las regiones son algunos atractivos turísticos de los destinos verdes del país

Industria 17/01/2022 Ventas de coñac suben 31% por interés de consumidores en productos de más calidad

Las ventas de coñac a su mayor mercado, Estados Unidos, subieron 11%, con 115 millones de botellas enviadas en 2021

Cultura 17/01/2022 La nueva sala de Arte Bancolombia, ubicada en Atrio, abre al público general desde este martes

El espacio cultural alberga una colección de 350 piezas de artistas como Fernando Botero, Alejandro Obregón, entre otros

MÁS OCIO