Esta tienda será la única con una entrada exterior y según los expertos esto es relevante ya que es uno de los sellos de la empresa

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

Hermès, no podía ser otra la marca, la que empezó a ocupar la proa de uno de los proyectos más ambiciosos de Madrid, la Galería Canalejas. Hoy se vieron las primeras fotos de la apertura de la tienda de 230 metros cuadrados y se espera que en los próximos días se sigan dando las aperturas en este lugar, que será el encargado de representar el lujo en la ciudad.

Esta tienda será la única con una entrada exterior y según los expertos esto es relevante ya que es uno de los sellos característicos de la empresa, cuya tienda en 24 Faubourg Saint-Honoré en París, también está en el eje de la calle; todo intentando formar la proa de un barco.

La idea en Madrid es revivir los mejores años de Canalejas, que en 1930 tenía la misma relevancia que el Saint-Honoré en Francia. Este proyecto es un monumento protegido, declarado Bien de interés cultural, y la fachada fue restaurada a su forma original con piedra blanca y rejas de hierro forjado. Esto último no permite que haya vitrinas, sin embargo, la marca ideó un juego de luces y color que invita a entrar, "propia de las otras boutiques de Hermès en el mundo", explicó la revista Traveler.

El diseño interior del proyecto estuvo a cargo del estudio de arquitectura parisino RDAI e incluye cuero, un espacio íntimo, estanterías abiertas y luz natural. Además, "la fluidez y las exhibiciones íntimas fomentan una sensación de descubrimiento a medida que los huéspedes se encuentran con el espíritu de la casa parisina a través de sus hermosos objetos hechos a mano y los nuevos diseños audaces del tema 2020 de Innovation in the Making", explicó la empresa en un comunicado del lanzamiento.

La nueva tienda de Hermès, que desde 1837 se ha mantenido fiel a su modelo artesanal y sus valores humanistas, busca ofrecer a los clientes en este local una experiencia minorista mejorada, con un ambiente armonioso y cálido, ya que "une la esencia local y tradicional, pero innovadora y bulliciosa de Madrid con la creatividad y la fina artesanía de la casa parisina", concluyó.