Los eventos digitales son la nueva normalidad; según la plataforma para webinars ON24, las conferencias web alojadas en la herramienta subieron 330% en marzo

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

“Levántense de las camas y empiecen a mover las piernas”, dice una mujer con leggins negros mientras marcha enérgicamente al otro lado de la pantalla. Andrea, quien acaba de despertarse, la sigue a través de su cuenta de Zoom, en la que acaba de iniciar sesión para realizar su entrenamiento diario. La mañana continúa con su primera reunión de trabajo, a las 9:00 a.m., a la cual se conectó por Meet. A las 10:00 a.m. entró por YouTube a un webinar sobre cómo impulsar las ventas a través del comercio electrónico. Y a las 11:00 a.m. encontró un Instagram Live con el chef Massimo Bottura para hacerse unos raviolis de almuerzo. Después de finalizar su jornada laboral, Andrea se conecta a un concierto transmitido por Facebook Live.

Estamos pasando más de tres horas y 40 minutos diarias frente a las pantallas de nuestros smartphones, de acuerdo con un informe de Mobile Marketing Association y Google. No es de extrañar que YouTube, Facebook, Instagram y otras plataformas de transmisión de video hayan crecido entre 40% y 120% durante las primeras semanas de aislamiento en todo el mundo. Hasta 800 millones de usuarios se reúnen cada día en Facebook para ver contenidos en vivo y en directo, el uso de Instagram Live creció 90% desde el inicio del aislamiento, y Zoom, el rey del momento entre las plataformas, registró en abril 300 millones de participaciones en reuniones digitales.
Sin duda, los eventos digitales son la nueva normalidad. Según cifras de la plataforma para webinars ON24, casi cada minuto se hace un evento en vivo en ese portal. En marzo, la cantidad de conferencias web alojadas en la plataforma subió más de 330% y la cantidad de asistentes a estos eventos se duplicó en un año.

La sobreabundancia de los contenidos en vivo hace parte de nuestras vidas cotidianas debido al aislamiento, una situación que trajo la necesidad de nuevas distracciones. De acuerdo con el Coronavirus Research Report, 9% de los baby boomers ha aumentado su consumo de contenidos en vivo, una cifra que para el caso de la Generación X es 21%, para los Millennials es de 30% y para la Generación Z es de 17%.

Las personas siguen los eventos en vivo, pero ¿esta abundancia podría hacerlos caer en una burbuja?

“En esta era digital, las personas están expuestas a una altísima cantidad de información de todo tipo y a través de múltiples canales, simultáneamente. Y este proceso se aceleró aún más con la aparición de la pandemia, la cual ha generado un cansancio que no se debe subestimar dadas las nuevas dinámicas personales con la familia, el cuidado del hogar, etc.”, señaló Patricia Próspero, directora de Recursos Humanos para Latinoamérica de Cisco.
La directiva agregó que “las empresas se han visto en la necesidad de hacerse virtuales en mayor o menor grado, especialmente en el tema de eventos, y la competencia por la atención se ha hecho más fuerte. Por eso, como consumidores de contenido, tenemos un reto mayor a la hora de escoger qué eventos atendemos”.

Ana María Muñoz, gerente de Relaciones Corporativas de ManpowerGroup Colombia, dijo que “si bien es agobiante ver tanta oferta, es muy atractivo que esos eventos se hayan transportado a la virtualidad, porque democratiza el contenido”. La experta afirmó que hoy en día hay eventos a gran escala, webinars y conferencias a las que era impensable asistir sin la digitalización. Sin embargo, agregó que “es importante que respete su rutina de trabajo y aproveche estas ofertas como un plus. Está en cada quien regularse sobre eso, pero hay que aprovechar la oportunidad de los eventos virtuales”.