.
INFRAESTRUCTURA Vías sí, pero bien pensadas
jueves, 18 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Carlos Ferro Solanilla

Colombia atraviesa por un momento único en su historia en materia de infraestructura, tanto así que para 2018, según el presidente Juan Manuel Santos, se espera tener por lo menos 3.200 kilómetros construidos en dobles calzadas.

Sin embargo para que una meta tan ambiciosa resulte posible vamos a requerir de infraestructura de primera clase que genere empleo, desarrollo y nuevas oportunidades para la economía nacional, teniendo como prioridad el bienestar de las comunidades intervenidas por los proyectos de infraestructura vial.

Tal como lo hemos dicho en distintos debates de control político, los principales problemas en la ejecución de las obras públicas pactadas mediante Asociaciones Público Privadas o concesiones se relacionan con la debilidad e incoherencia a la hora de planear los proyectos, es así que los riesgos, los costos, los cronogramas y demás elementos de la ejecución, entorpecen el objeto perseguido por cada contrato.

Preocupan las constantes improvisaciones en obras trascendentales para el desarrollo nacional, pero preocupa aún más que el país carezca de una política seria y articulada de planeación; así como de una política para resolver a tiempo los problemas relacionados con el traslado de redes de servicios públicos y el cumplimiento de los requisitos ambientales.

Lo anterior ha generado situaciones que afectan no solo a los contratantes y contratistas, sino que por ejemplo, en muchos casos la mala gestión predial ha afectado a familias y comunidades que deben desalojar sus viviendas sin un pago justo. Peor aún es la situación que se evidencia en cientos de tramos en donde la falta de planeación, previsión y por supuesto el desconocimiento de la ubicación de las obras, ha generado vías que aumentan la accidentalidad. Al respecto, 2012 culminó con 5.693 muertos por accidentes viales; a 18 de febrero del año en curso la cifra superaba las 600 muertes, según la Dirección de Tránsito de la Policía Nacional.

Nuestra posición plantea no solo una reestructuración al modelo concesional del país, sino además una revisión de los criterios técnicos para la selección de contratistas, de esta manera existirán reglas de juego claras para contratantes y contratistas desde las etapas más tempranas.

Por esto acompañamos al Gobierno Nacional en su interés por acelerar la ejecución y superar el rezago en infraestructura, pues seguro la iniciativa, cuyo trámite adelantará el Congreso, removerá los obstáculos que entorpecen la infraestructura. Con este proyecto, el Congreso tendrá una oportunidad importante para resolver cuatro cuellos de botella: los predios, las redes de servicios públicos, los permisos mineros y las licencias ambientales. Cabe aclarar que la responsabilidad de esta iniciativa no solo recae solo en el Legislativo, pues, es necesario establecer una integración entre los organismos claves del sector.

Seguro en unos años llegaremos a ser modelo de desarrollo continental, pero antes hay un camino que recorrer, normas que revisar y experiencias por evaluar. Todo ello con el fin de promover la infraestructura, aumentar la competitividad y mejorar las condiciones de vida de los colombianos, que aún esperan rutas que los conecten con el resto del país y las oportunidades que este ofrece. Infraestructura sí, pero bien pensada.

En 2014 se entregará segunda calzada Camilo-C
La construcción de la segunda calzada Primavera - Camilo C en Caldas se entregará en 2014. Este proyecto se ejecuta por medio del contrato suscrito con el Consorcio Desarrollo vial Camilo-C y con la interventoría del Consorcio Intervial. El valor de obra es de $ 174.626 millones y el de interventoría es por $4.730 millones. Se tiene previsto hacer tres túneles, seis viaductos y modificaciones a la vía actual.