.
INFRAESTRUCTURA Tappsi quiere incursionar en los mercados de Venezuela y Ecuador
jueves, 19 de junio de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

Tappsi, la aplicación para reservar a través de los teléfonos inteligentes un carro de servicio público, podría llegar a las capitales de países como Venezuela y Ecuador.

Para Andrés Gutiérrez, co-fundador de la app, ciudades como Quito y Caracas tienen un mercado que está aún virgen en donde se puede incursionar.

Gutiérrez no precisó fechas para la llegada a estas dos ciudades, pues por ahora está concentrado en sacar adelante el lanzamiento del servicio en Lima. La apuesta es importante, pues la aplicación llegó esta semana a la capital de Perú, la primera sede de su negocio a nivel internacional.

“Nos basamos en el mismo principio de Colombia de democratizar la app, haciendo que sea para cualquier conductor de taxi, independientemente de la empresa a la que esté afiliada. Las inscripciones las hacemos nosotros mismos, basándonos en el filtro de seguridad donde se pide el antecedente policial y antecedente judicial”, aseguró el co-fundador de Tappsi.

La cantidad de taxis que hay en Bogotá es dos veces menor a los de Lima. En la ciudad peruana hay 110.000 conductores de servicio público. No obstante, los mismos no tienen una tabla de valores en donde se especifique lo que se debería cobrar, según lo explica Gutiérrez. “Le cobran al ojo, y no es como en Colombia, que son amarillos, sino que son de diferentes colores; esto hace que aplicaciones como Tappsi sean de mucho valor para los pasajeros, haciendo que se sepa cuánto van a cobrar de antemano y que cuando se baje a la calle se sepa exactamente cuál de todos los carros es su taxi”.

Las razones de las propinas a los taxistas
La aplicación Tappsi cuenta con un servicio VIP de propinas a los taxistas, que sirve de ayuda para aquellos pasajeros que ven problemas para conseguir vehículos de servicio público y tienen que encontrarlo en las horas denominadas Pico (de más tráfico), ellos pagan un recargo adicional. “La realidad es que en hora pico un taxi vacío consigue pasajero en la calle en menos de 2-3 cuadras. Entonces para el taxista a veces no es rentable reservar una carrera en la que le toca andar vacío 5-10 minutos”, asegura un informe de la compañía.