.
INFRAESTRUCTURA Los 10 obstáculos para la movilidad en bicicleta por las ciudades
jueves, 26 de marzo de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

En el país, Bogotá es sin duda la ciudad donde más se han diseñado políticas que le apuntan a incentivar el uso de estos vehículos de dos ruedas como inicio de la reconfiguración del concepto de movilidad. La capital cuenta con 392 kilómetros de ciclorutas y casi 612.000 viajes se hacen al día bajo esta modalidad, lo que representa 5% de los desplazamientos totales. Lo anterior es resultado de una política que nació en 1995 con la campaña ‘Formar ciudad’ que buscaba darle prioridad al espacio público.

Sin embargo, aún con una estrategia continua a lo largo de seis Alcaldías, orientada a reducir el tráfico, Bogotá no ha logrado masificar su uso por una serie de limitantes que señala un estudio de la Universidad de La Salle, que identifica las principales barreras y propone como superarlas.

La investigación señala que el plan de desarrollo urbano de cada ciudad debe contemplar y priorizar la destinación de espacios únicos y exclusivos para los ciclistas, una idea en la que se ha ido avanzando también en ciudades como Medellín, Cali y Barranquilla. En el primer caso, por ejemplo, aunque solo hay 30 kilómetros de ciclorutas en el mediano plazo la ciudad tendrá más de 400 kilómetros.

Según el alcalde, Aníbal Gaviria, en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) “se contempla que todos los proyectos de infraestructura deben incluir un componente para el uso de las bicicletas”. Es así que se ha venido trabajando en la instalación de más estaciones del sistema de bicicletas públicas EnCicla, que presta los vehículos de manera gratuita.

El docente de la Universidad de La Salle Edder Velandia, experto en transporte sustentable y autor del libro BiciON, señaló que el punto de arranque es una realidad que tiene que ver con que en el día a día la movilización en ciudades como Bogotá llega a ser “un dolor de cabeza. Ahí se ve la necesidad urgente de reconfigurar el concepto de lo que es moverse diariamente, reconociendo en la bicicleta una opción de transporte positiva”, dijo.

No basta con tener las vías suficientes, sino que también se deben seguir experiencias exitosas a nivel mundial como Vancouver (Canadá), donde los buses del sistema de transporte pueden llevar bicicletas, o México que diseñó una tarjeta para usuarios del sistema integrado de transporte que incluye al esquema de bicicletas.

Pero las deficiencias por huecos, iluminación reducida y deterioro de la rasante son solo unos de los obstáculos. Preocupan aún más la percepción de inseguridad en las calles, el riesgo de accidentes (en algunos tramos se comparte carril con los automóviles), la falta de estacionamientos seguros y la ausencia de opciones de intermodalidad (pasar de un medio de transporte a otro sin problemas para guardar o llevar también las bicicletas).

Las cinco limitantes siguientes tienen que ver con la exposición de los ciclistas a las emisiones contaminantes, la afectación que llegan a tener los caminos cuando llueve (problemas de drenaje urbano), la ausencia de servicios complementarios (bebederos, mantenimiento), la exposición de los objetos personales durante los recorridos y la percepción de que el ciclista es una persona con una condición económica difícil.

De acuerdo con Velandia, además de los conflictos entre el peatón y el ciclista o entre el conductor de automóvil y el ciclista, hay “marcos preconcebidos entre la población como resultado de modelos culturales donde el automóvil representa el ideal de transporte y bienestar”.

Otras ciudades que avanzan en el diseño de rutas 
A pesar de que un documento del Fondo de Prevención Vial estima que en Cali unas 300.000 personas se transportan en bicicleta, apenas se cuenta con 25 kilómetros construidos de este sistema. Sin embargo, el nuevo plan maestro contempla la adecuación de 340 kilómetros, según el secretario de Tránsito. Lo propio sucede en Barranquilla, donde se busca adaptar la circunvalar que tiene 10 kilómetros y un carril exclusivo de solo motos para bicicletas, de acuerdo con el secretario de Movilidad, Luis Pulido.

Las opiniones

Aníbal Gaviria Correa
Alcalde de Medellín

“Nuestra ciudad le apunta a ser sostenible y por esa razón en el POT se contempla que todos los proyectos de infraestructura deben incluir un componente para el uso de las bicicletas”.

Edder Velandia
Experto en transporte sustentable y docente de La Salle 

“No siempre, las personas se pueden mover en una cicloruta, pues la imposibilidad de una cobertura total en la ciudad demanda una cultura vial de aceptación y respeto al ciclista”.